Internacionales

Condenan palestinos construcción de más viviendas en Jerusalén

Israel considera esa ciudad su capital "única e indivisible"

Palestinos
Palestinos examinan la destrucción causada por ataques israelíes en la ciudad de Gaza el viernes 19 de marzo del 2010 | AP

Redacción Central |

Israel considera esa ciudad su capital «única e indivisible»

La Autoridad Nacional Palestina (ANP) condenó la aprobación israelí para construir 20 nuevas casas en Jerusalén este y denunció que la ampliación de asentamientos judíos aleja la posibilidad de alcanzar un acuerdo de paz con Israel.

Ahmed Rawidi, responsable de Jerusalén en la ANP, afirmó que la ampliación de colonias judías en territorio palestino ocupado genera una «situación insoportable» para los palestinos y tendrá consecuencias graves en cualquier futura negociación con Israel.

«Esta acción es una nueva forma del comportamiento racista que las autoridades israelíes ejercen sobre la gente del este de Jerusalén», dijo.

En declaraciones a la radio «La Voz de Palestina», Rawidi también acusó a Israel de no dejar a los palestinos tierra para establecer su futuro Estado. «¿Cómo puede ser Jerusalén objeto de negociación cuando los hechos sobre el terreno muestran que no quedará tierra alguna para los palestinos sobre la que negociar?», se preguntó el funcionario.

La edificación de 20 nuevas casas en el barrio de Sheij Yarrah en Jerusalén este fue aprobada la víspera por el Ayuntamiento de la ciudad, horas antes de la reunión entre el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu y el presidente estadunidense Barack Obama.

Las nuevas casas se erigirán en el terreno donde se localiza el antiguo hotel Shepherd, que fue comprado por el magnate judío Irving Moskowitz en 1985 por un millón de dólares, informó este miércoles el diario Haaretz.

En su discurso ante el Comité de Asuntos Públicos Americano-Israelí (AIPAC), el principal lobby judío en Estados Unidos, Netanyahu subrayó que su país seguirá construyendo en Jerusalén este, aunque vulnere el derecho internacional, porque «Jerusalén no es un asentamiento».

La construcción en Jerusalén Oriental está excluida de la moratoria parcial de construcción en las colonias durante 10 meses anunciada en noviembre pasado por Netanyahu, para animar a los palestinos a volver a la mesa de negociaciones.

Israel considera Jerusalén su capital «única e indivisible», mientras que la comunidad internacional ve ilegales todos los asentamientos judíos en la parte oriental de la ciudad, donde los palestinos aspiran a establecer la capital de su futuro Estado.

Netanyahu se reunió la víspera con Obama, después del malestar generado en Estados Unidos por el anuncio hecho hace dos semanas por parte de Israel de la futura construcción de mil 600 viviendas en Jerusalén este, ocupado por Israel en la Guerra de los Seis Días de 1967.

En una rara queja pública, Arabia Saudita pidió este miércoles al Cuarteto para Medio Oriente, integrado por Estados Unidos, Rusia, Naciones Unidas y la Unión Europea, clarificar la política arrogante de Israel y su insistencia en desafiar a la comunidad internacional.

Israel ha estado bajo fuego en las últimas semanas, por su supuesto papel en el asesinato de un líder de Hamás en Dubai en enero pasado, así como también por su continua construcción de casas judías en el este de Jerusalén, según reportes del diario Haaretz.

también te puede interesar