Internacionales

EE.UU. cura haitianos… pero si pagan

Fueron suspendidos los traslados de heridos por el terremoto a hospitales estadounidenses hasta que alguien pague por la atención médica

Redacción Central |

Fueron suspendidos los traslados de heridos por el terremoto a hospitales estadounidenses hasta que alguien pague por la atención médica

Las fuerzas militares estadounidenses anunciaron este sábado que suspendieron las evacuaciones médica a Estados Unidos de los heridos graves haitianos víctimas del terremoto hasta que se determine quién pagará por su cuidado.

La decisión provocó la inquietud de quienes se esfuerzan por ayudar al millón de haitianos heridos y quedaron sin hogar por el sismo del 12 de enero.

«Suspendimos temporalmente los vuelos de evacuación de ciudadanos haitianos» declaró a la televisión norteamericana el capitán Kevin Aandahl, portavoz de el mando militar de transporte (TRANSCOM).

«Aparentemente, algunos estados del país  no estaban dispuestos a aceptar la entrada de pacientes haitianos para un tratamiento continuado» por heridas graves, explicó Aandahl

«Sin un destino al que volar, no podemos trasladar a nadie. Si no tenemos permiso para traerlos, o no los aceptarán, no podemos realizar la misión», dijo, «es muy simple».

El diario New York Times informó que los vuelos militares con personas con lesiones en la columna, quemaduras y otras heridas graves, finalizaron el pasado miércoles luego de que el gobernador de la Florida Charlie Crist solicitó apoyo al gobierno federal para pagar por el cuidado de los heridos.

Los vuelos a otros estados que recibieron pacientes haitianos también fueron suspendidos.

La suspensión podría ser catastrófica para los pacientes, sostuvo el doctor Berth Green, co-fundador del Proyecto Medishare para Haití, una organización sin fines de lucro asociada con el Miller School of Medicine de la Universidad de Miami, que ha estado evacuando unos doce heridos por día.

«La gente se muere en Haití porque no pueden salir», afirmó Green en el NYT.

Crist no especificó cuánto le costaba a Florida el servicio de salud que estaba brindando, pero el número y complejidad de los casos elevaba la cifra a varios millones de dólares, agregó.

Este gasto no previsto ocurre en una coyuntura económicamente complicada para Florida, en donde además Crist se encuentra bloqueado en su carrera hacia el Senado por el escaño que ocupaba el republicano Mel Martinez, indicó The Times.

Entre tanto, las enfermedades comienzan a pulular en los campamentos de sobrevivientes donde viven miles de persona en condiciones muy precarias.

Autoridades de Naciones Unidas dijeron que los casos de diarrea, de sarampión y tétanos vienen en aumento en los asentamientos.

también te puede interesar