Internacionales

Pareja turca, con más de 100 años de edad, es símbolo del amor eterno

Asegura no haber tenido ni un solo problema matrimonial en sus 90 años de casados y su único deseo es morir juntos

Redacción Central |

Asegura no haber tenido ni un solo problema matrimonial en sus 90 años de casados y su único deseo es morir juntos

Llevan 90 años casados, tienen 112 y 110 años, juntos han visto caer al Imperio Otomano y nacer nuevos países y su máxima aspiración sigue siendo seguir unidos hasta la muerte. La historia de amor de la centenaria pareja que forman Abdullah y Elif se ha convertido en un símbolo del amor perdurable en Turquía.

Abdullah Adigüzel, nacido en 1898, y su esposa, Elif, nacida en 1900, se enamoraron en su juventud y aseguran no haber tenido ni un sólo problema matrimonial en toda una vida de convivencia. «Nos queremos mucho. Nunca hemos tenido problemas durante 90 años. Sólo tenemos un último deseo: tenemos que morir juntos. Porque si uno de nosotros muere, el otro sentirá que ha perdido la mitad de sí mismo», explicó Elif a la agencia turca Anadolu.

El hijo más joven de la pareja, Ismail, de 60 años y que vive aún con ellos, asegura que sus padres son un «ejemplo de amor» y de «matrimonio perfecto», no sólo para la familia sino para todo aquel que los conoce.

La mujer dio a luz diez hijos, de los que viven siete. La familia sigue aumentando y suma 113 miembros entre nietos y bisnietos y, cada año, en ocasiones especiales y durante las fiestas religiosas, todos se juntan en el pequeño pueblo de Yazibasi en la provincia oriental de Malatya, donde viven Elif y Abdullah.

El hombre cumplirá 113 años el próximo mes y conserva vivos recuerdos de los tiempos muy pasados. Tanto él como su mujer nacieron cuando su país era aún Imperio Otomano y juntos han vivido la caída de los sultanes, la fundación de la moderna República de Turquía y varias guerras.

Por ejemplo, Abdullah se acuerda perfectamente de la Primera Guerra Mundial y de cómo, unos años después, en 1920, hizo el servicio militar en los Dardanelos, y hubo de cavar nuevas trincheras donde aún permanecía viva la destrucción de una de las  batallas más sangrientas de la Primera Guerra Mundial.

Los apacibles ancianos turcos creen que el secreto de su larga vida está en su alimentación natural y saludable.

«Comemos cosas del pueblo. Antes, todo tenía su propio sabor. Pero en los últimos años ya no encuentro esos viejos sabores. He dejado de comer verduras porque huelen a medicinas. Ya hasta me parece que el pan que cocemos en casa no sabe igual que antes», explica Elif.

también te puede interesar