Internacionales

Destituyen a diplomático salvadoreño por aceptar condecoración de golpistas

Aceptó la distinción dada por el gobierno de facto de Honduras y defendió el golpe de Estado ocurrido en esa nación centroamericana

Redacción Central |

Aceptó la distinción dada por el gobierno de facto de Honduras y defendió el golpe de Estado ocurrido en esa nación centroamericana

El coronel Sigfredo Ochoa Perez, quien era embajador de El Salvador en Honduras, fue destituido por aceptar una condecoración del gobierno de facto vigente en ese país y elogiar el golpe de Estado que derrocó al presidente legítimo.

La cancillería informó que había destituido a  Ochoa Pérez después  que aceptara, sin autorización, una condecoración otorgada por el gobierno golpista que preside Roberto Micheletti, quien no ha sido reconocido por la administración salvadoreña.

La decisión fue comunicada en una resolución difundida este miércoles por el Ministerio de Relaciones Exteriores, que señala al coronel Ochoa Pérez de «violación ala Constitución de la República, lo cual constituye una falla grave en el ejercicio de sus funciones».

El diplomático no tenía autorización de la Asamblea Legislativa para recibir la Orden de Francisco Morazán en el grado de Gran Cruz Placa de Plata, que le impuso este martes el canciller  de facto, Carlos López Contreras.

Además, el ministerio del Exterior salvadoreño resolvió hacer del conocimiento de la Fiscalía General de la República los hechos que motivaron esta decisión, a efecto de que se investigue la eventual comisión del delito de infidelidad en negocios de Estado.

«Siendo el cargo de embajador, por su naturaleza, de absoluta confianza, por representar personalmente al jefe de Estado, al Gobierno y al pueblo de El Salvador, la conducta del coronel Sigifredo Ochoa Pérez, ha hecho desaparecer toda confianza en su aptitud y fidelidad para desempeñarlo», añadió el documento.

Ochoa Pérez dijo en su discurso de aceptación de la condecoración que esperaba que El Salvador reconociera al nuevo Gobierno hondureño y consideró que «nadie debe amenazar a un país que como Honduras tomó sus propias decisiones y soluciones», con lo cual justificó la asonada militar y la ruptura del orden constitucional.

El pasado 29 de noviembre, Porfirio Lobo, del opositor Partido Nacional, fue elegido presidente de Honduras en una farsa electoral,  por lo que la mayoría  de la comunidad internacional ha dicho que no reconocerá los resultados de esas elecciones.

El Gobierno de El Salvador condenó el golpe de Estado que desalojó de la Presidencia a Manuel Zelaya el pasado 28 de junio y desde entonces se ha negado a reconocer a la administración de Micheletti.

también te puede interesar