Internacionales

Cerca de la mitad de la población mundial no tiene energía moderna en su hogar

El acceso a fuentes de energía modernas como el gas, el petróleo o la electricidad varía según el país, aunque en general las carencias en esta materia se concentran en los países en desarrollo más pobres

electricidad
Cerca de la mitad de la población mundial no tiene energía moderna en su hogar | Internet

Redacción Central |

El acceso a fuentes de energía modernas como el gas, el petróleo o la electricidad varía según el país, aunque en general las carencias en esta materia se concentran en los países en desarrollo más pobres

Casi la mitad de la población del planeta, unos 3 000 millones de personas, carece de fuentes de energía modernas para calentarse y cocinar, mientras que cerca de una de cada cuatro ni siquiera tienen luz eléctrica, de acuerdo con un informe de la ONU sobre recursos energéticos.

El estudio, elaborado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), resalta las enormes dificultades que afrontan los países en desarrollo en materia energética, además del impacto en la salud y el medioambiente de prácticas como la quema de leña o carbón en los hogares más pobres del mundo.

El acceso a fuentes de energía modernas como el gas, el petróleo o la electricidad varía según el país, aunque en general las carencias en esta materia se concentran en los países en desarrollo más pobres y, particularmente, en el Africa subsahariana.

La universalización del acceso a la electricidad y a las fuentes de energía moderna tiene que formar parte del futuro acuerdo global para combatir el cambio climático que se negociará el mes que viene en la cumbre de Copenhague.

El 74 por ciento de los subsaharianos, el equivalente a unos 560 millones de personas, vive sin luz eléctrica en sus hogares y 625 millones dependen de la leña o el carbón para cocinar o combatir el frío, según el PNUD.

En cambio, en regiones pobres más desarrolladas, como el este de Asia y el Pacífico, el acceso a la electricidad está mucho más extendido, aunque 1 100 millones de personas aún deben recurrir a combustibles primitivos para encender los fogones.

también te puede interesar