Internacionales

Denuncian falta de voluntad para resolver crisis palestina

Así lo hizo el padre Miguel D Escoto, en su discurso de despedida como presidente de la Asamblea General de la ONU

Redacción Central |

Así lo hizo el padre Miguel D Escoto, en su discurso de despedida como presidente de la Asamblea General de la ONU

El presidente saliente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, Miguel d Escoto, dijo que fue restringido en sus funciones de liderar a los miembros del bloque en sus esfuerzos por mejorar la vida de los palestinos en la Franja de Gaza.

«Mi mayor frustración este año ha sido la situación palestina», dijo en un discurso final ante la Asamblea de 192 naciones, antes de entregar la presidencia anual al diplomático libio Ali Treki.

Treki abrirá la sesión 64 de la Asamblea, el martes. El cuerpo está ya inmerso en controversias por la presencia la semana próxima del líder libio Muammar Gadaffi, en medio de las protestas por la liberación en Escocia el mes pasado del libio condenado por el atentado contra el vuelo 103 de Pan American.

La visita de Gaddafi a Nueva York les duele a algunas de las víctimas del avión de PanAm que explotó en el aire sobre la localidad escocesa de Lockerbie en diciembre de 1988, ya que recientemente el régimen libio organizó un recibimiento jubiloso en Trípoli para el autor del atentado, Abdel Basset al Megrahi, puesto en libertad por las autoridades escocesas por padecer un cáncer terminal.

D Escoto, un ex sacerdote y ex ministro de Exteriores sandinista en la década de 1980 en Nicaragua, dijo que se le indicó mantener «precaución» en torno a la cuestión palestina y dar más tiempo al proceso diplomático en Cercano Oriente.

«Enfrentado a esta situación, sinceramente no supe qué hacer», dijo. «Quería ayudar a los palestinos, pero aquellos que supuestamente estaban más interesados negaban su apoyo por razones de precaución que yo no era capaz de comprender».

Añadió que le pareció «desagradable» que influyentes miembros del Consejo de Seguridad de la ONU hayan mostrado «pasividad y aparente indiferencia» ante el bloqueo israelí sobre la Franja de Gaza en los dos últimos años.

Asimismo, criticó a algunos gobiernos occidentales por su accionar ante cuestiones de distinta índole, desde la crisis económica mundial a la injusticia social, durante su mandato.

La presidencia de la Asamblea, que va rotando entre las cinco regiones del mundo, es mayormente una posición protocolar.

también te puede interesar