Internacionales

CIA se negó a cumplir orden judicial para divulgar documentos sobre torturas

Se trata de informes sobre las prisiones secretas y las distintas formas en que torturaban a los prisioneros durante el gobierno de George Bush

Redacción Central |

Se trata de informes sobre las prisiones secretas y las distintas formas en que torturaban a los prisioneros durante el gobierno de George Bush

La Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su sigla en inglés) se niega a divulgar una serie de documentos claves sobre su programa de prisiones secretas y torturas.

El anuncio se realizó en respuesta a un plazo judicial impuesto en un caso presentado por la Unión por las Libertades Civiles de Estados Unidos (ACLU,) por sus siglas en inglés).

La CIA sostiene que la divulgación de información sobre las denominadas «técnicas de interrogatorio incrementadas» (torturas) pondría en riesgo la seguridad nacional al exponer fuentes y métodos clasificados de inteligencia.

La negativa se produce una semana después de que el Departamento de Justicia desclasificara y publicara un informe de la CIA sobre esos métodos inhumanos  en las prisiones en el extranjero e iniciara una investigación sobre la conducta de los interrogadores de la Agencia.

Ello  ha sido criticado porque se centra en operadores de bajo nivel y no en los funcionarios del gobierno de Bush que autorizaron las prácticas implementadas por tales operadores.

Los documentos que la CIA quiere mantener en secreto podrían proporcionar mucha información sobre el papel del gobierno de Bush.

Entre ellos se encuentran la autorización del presidente estadounidense en septiembre del 2001 para encarcelar prisioneros de la CIA en el extranjero; cables entre funcionarios de la agencia de las prisiones secretas y sus superiores en Washington, así como memorandos redactados por abogados de la Agencia acerca de la legalidad de las operaciones.

Alex Abdo, del Proyecto de Seguridad Nacional de la ACLU, declaró: «El gobierno de Obama debe  divulgar todos los documentos cruciales que puedan arrojar más luz sobre los orígenes y alcances del programa de torturas de la administración  de Bush. El público estadounidense tiene derecho a conocer toda la verdad sobre las torturas que se practicaron en su nombre».

también te puede interesar