Internacionales

EE.UU. sintió críticas de los pueblos al comenzar Cumbre de las Americas

El comandante Daniel y la presidenta argentina, Cristina Fernández, reclamaron cese del bloqueo a Cuba y censuraron el papel intervencionista y agresivo jugado por Estados Unidos en la región, mientras Obama prometió cambios

Redacción Central |

El comandante Daniel y la presidenta argentina, Cristina Fernández, reclamaron cese del bloqueo a Cuba y censuraron el papel intervencionista y agresivo jugado por Estados Unidos en la región, mientras Obama prometió cambios

La sesión inaugural de la Cumbre de las Americas, en Trinidad Tobago, fue escenario de fuertes críticas al accionar de Estados Unidos a lo largo de su historia de intervenciones y atropellos a los pueblos de Latinoamérica y el Caribe.

Mientras ya circulaba en la propia sede del evento la declaración final de la Cumbre del ALBA clausurada horas antes en Cumaná, Venezuela, donde los países miembros impugnaron el borrador que se pretende aprueben los mandatarios americanos,  los discursos de Daniel, en representación de las naciones centroamericanas y de la presidenta argentina, Cristina Fernández, por los suramericanos,  reflejaron el sentir de toda la región.

Inicialmente, Fernández recordó que en la anterior Cumbre de las Américas,  los pueblos dijeron NO al Alca, el instrumento impulsado por Washington para mantener la opresión económica sobre todas las naciones del área.

Después censuró  la expulsión de  Cuba de la Organización de Estados Americanos en 1962 acusada de la adhesión a una potencia extracontinental  lo que, supuestamente, era un peligro para la región, mientras años después Argentina sufría la agresión armada del Reino Unido, otra potencia foránea, en Las Malvinas, sin que ello importara a la OEA.

El mundo ha cambiado, han surgido gobiernos antes impensables, se ha derrumbado el pensamiento único en materia económica que decía el mercado todo lo arreglaba sin controles y el estado desaparecía produciéndose  las burbujas financieras ahora desplomadas y nosotros somos producto de ese cambio, dijo en referencia a los gobiernos progresistas.

El desafío es integración y no injerencia en los asuntos internos de nuestros países violentando nuestras soberanías así como supresión del anacronismo del bloqueo a la hermana República de Cuba cuyo levantamiento pedimos, añadió.

El punto de partida para un nuevo orden regional es construir otra relación (de Estados Unidos) con las Américas, concluyó.

Daniel fustigó a Washington por su larga historia de intervenciones en los países de la región, su apoyo a las dictaduras que sufrieron nuestros pueblos y por el atropello de los grandes intereses económicos y de los instrumentos utilizados para ello como el Fondo Monetario Internacional.

Al tocar su turno  al presidente Barack Obama, quien habló brevemente, prometió esfuerzos para dejar atrás el  negro pasado de la política exterior norteamericana y afirmó que quiere «un nuevo comienzo» en las relaciones con Cuba, pero sin responder al reclamo generalizado de las naciones latinoamericanas y caribeñas de cesar el bloqueo económico, comercial y financiero a la Isla.

también te puede interesar