Internacionales

La quinta parte de estadounidenses dice que quiere vivir en el socialismo

Los resultados de la última encuesta del Rasmussen Report son realmente inverosímiles. Ante la pregunta de qué sistema es mejor, el capitalismo o el socialismo, sólo un 53% de norteamericanos se inclinó por el libre mercado, mientras un 20% optó por el socialismo, y un 27% no lo tiene claro

Redacción Central |

Los resultados de la última encuesta del Rasmussen Report son realmente inverosímiles. Ante la pregunta de qué sistema es mejor, el capitalismo o el socialismo, sólo un 53% de norteamericanos se inclinó por el libre mercado, mientras un 20% optó por el socialismo, y un 27% no lo tiene claro

Si bien es cierto que las respuestas se han visto directamente influidas por la angustia que genera la crisis económica actual, no deja de ser alucinante que, sólo dos décadas después de la caída del muro de Berlin, en la meca del capitalismo, una quinta parte de la población prefiera vivir en un país como la extinta URSS, o como la Cuba actual, y una cuarta parte tenga dudas. Ay… ¡si el senador Joseph McCarthy levantara la cabeza!

Sin embargo, los más fieles seguidores de Marx no deberían excitarse demasiado con estos resultados, ya que hay una pequeña trampa en ellos. Una buena parte de la población norteamericana parece desconocer por completo el significado del concepto sistema socialista . Entre ellos, el congresista de Alabama Spencer Bachus, que ha declarado que 17 de sus compañeros en el hemiciclo son socialistas .

Ya durante la campaña electoral, algunos analistas y políticos empezaron a utilizar la palabra socialista de forma muy suelta. Lo mismo volvió a suceder durante la batalla para la aprobación del plan de estímulo de Obama. Por ejemplo, no faltaron las voces que alertaron que los EE. UU. iban camino de convertirse en un país socialista como… Francia.

¿La Francia de Sarkozy socialista? Probablemente, muchos de los que han hecho estos comentarios nunca han visitado París. Si no, sabrían que nada tiene que ver con el Moscú o Praga de hace tres décadas.

Su argumento es que el socialismo no se define como la propiedad pública de los medios de producción, sino que es una cuestión de principio: si existe intervención gubernamental en la economía, se trata de un país socialista. Lo único que diferenciaría la Francia de Sarkozy de la URSS de Stalin sería una cuestión de gradualidad.

El argumento es tan estúpido que no resiste ni tan siquiera un análisis superficial. ¿Saben Bachus y compañía que el gobierno subsidia a los agricultores norteamericanos? ¿Y que existen numerosos servicios públicos en este país, desde la educación primaria al cuerpo de bomberos? ¿Son los EEUU también un país socialista?

Como la encuesta no definía socialismo , sus resultados son más bien anecdóticos. Lo único que sí indican es que una buena parte de la población culpa al libre albedrío regulatorio de los últimos años de la crisis actual, y quiere una mayor intervención del Estado.

El cambio cultural es evidente si nos fijamos en los resultados para los menores de 30 años: un 37% prefiere el capitalismo, y el 33% el socialismo. La dictadura del proletariado está lejos de Washington, pero seguro que este cambio de tendencia no gustaría nada a McCarthy.

también te puede interesar