Economía

Estado de la Economía y perspectivas hasta octubre: esto es lo que dice el Banco Central de Nicaragua

A pesar de la compleja situación creada por la pandemia de la Covid-19, la economía nicaragüense fue la de mayor crecimiento de la región centroamericana y República Dominicana

Presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Ovidio Reyes
Presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Ovidio Reyes |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El Presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Ovidio Reyes, presentó este jueves en una conferencia virtual el informe sobre el “Estado de la Economía Nicaragüense y Perspectivas a octubre 2020”.

A pesar de la compleja situación creada por la pandemia de la Covid-19, Nicaragua, el país con la economía más pequeña de Centroamérica, logró el mejor desempeño en términos de variación interanual, tanto en el primero como en el segundo trimestre de este año.

En los meses enero, febrero y marzo, la economía nicaragüense fue la de mayor crecimiento regional, mientras en el segundo trimestre resultó la de menor incidencia en producción, dio a conocer Reyes durante la presentación online.

Reyes manifestó que “la evolución de la economía de Nicaragua, como la de toda la región centroamericana y del mundo, se ha visto afectada por la pandemia mundial del covid-19”.

En este punto, indicó, “cabe destacar que la afectación en la economía nicaragüense en producción y en comercio, aunque relevante, ha sido menor que la observada en el resto de los países de la región centroamericana y República Dominicana”.

Resaltó que la economía de nuestro país mantiene su trayectoria de estabilización y recuperación, esa que se venía observando desde mediados de 2019.

Sobre los males detectados, afirmó que “en el segundo trimestre, se manifestó directamente el impacto del covid-19 a través de la reducción del comercio y de la producción mundial”.

El sector turístico: hoteles y restaurantes, y de servicios en general, fueron las actividades económicas más golpeadas. “A principios del tercer trimestre, han surgido señales económicas de recuperación. En esta recuperación, se destaca la evolución positiva de las exportaciones de mercancías, depósitos bancarios y reservas internacionales, lo que ha dado lugar a una estabilidad cambiaria y del sistema financiero, que han favorecido a la baja en las tasas de interés”.

Sin embargo, Reyes apuntó que la producción y el empleo están dando señales de recomposición después de haberse contenido su reducción.

Comunicó que el Producto Interno Bruto (PIB) correspondiente al primer trimestre de 2020, reflejó un crecimiento de 1.7 por ciento. Al mismo tiempo, la tasa de desempleo disminuyó interanualmente para ubicarse en 4.8 por ciento.

“A partir de marzo, se comenzaron a manifestar los efectos económicos de la pandemia del coronavirus, principalmente en algunos flujos externos, lo que afectó el desempeño del segundo trimestre y las perspectivas económicas a corto plazo”, refirió Reyes.

 “El PIB del segundo trimestre registró una reducción interanual de 7.9 por ciento, con resultados sectoriales mixtos: un sector primario que continuó creciendo y un sector servicios presentando reducción”, aseguró,

Las actividades que mantuvieron crecimiento fueron: pecuario (2.1%) y agricultura (1.1%), mientras redujeron sus actividades hoteles y restaurantes, explotación de minas y canteras e industria manufacturera.

Reyes expresó que “se observó recuperación del crecimiento interanual en agricultura (9.7%), pecuario (4.6%) y comercio (5.5%). Asimismo, algunas actividades, como la administración pública, enseñanza y salud, no han dejado de presentar tasas positivas de crecimiento”.

Además, apuntó que los países de la región centroamericana y República Dominicana todos muestran un patrón de reducción de la actividad económica y posterior tendencia hacia la recuperación.

El presidente del BCN mencionó que la afiliación al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) constituye otro indicador del empleo.

Comentó que este indicador “muestra señales de estabilización después de junio. Específicamente, el número de afiliados al INSS creció en agosto y septiembre en dos mil 391 y 958 afiliados”.

“Luego de  meses consecutivos de desafiliación neta. Se espera que la tasa de ocupación y de participación laboral aumenten de manera importante durante la segunda mitad del año, una vez que la economía mundial se reactive y que la economía nacional consolide su recuperación. Se espera que mejore la participación de los afiliados de la seguridad social”.

Sobre la respuesta a la pandemia, el Banco Central de Nicaragua adoptó una serie de medidas para incentivar la recuperación de la economía en Nicaragua debido a la pandemia de la covid-19.

“Como respuesta al efecto adverso de la pandemia, en el ámbito monetario se han adoptado una serie de medidas para incentivar la recuperación de la economía, para favorecer la liquidez, apoyar el flujo de crédito y la transmisión de la política monetaria. Dentro de las principales medidas aprobadas están”:

1) Expresión en córdobas nominales de los instrumentos que conforman el corredor de tasas de interés del BCN.

2) Reducción de la tasa de referencia monetaria y tasas conexas.

3) Ajuste en el periodo de la tasa de encaje en moneda nacional.

4) Liberación del encaje legal obligatorio en moneda nacional hasta por un monto de cuatro mil millones de córdobas.

Explicó que las inversiones realizadas por el sistema financiero en instrumentos del Banco Central de Nicaragua resultaron repuestas frente al mayor riesgo crediticio y para aprovechar rendimientos internos frente a la baja de tasas de interés en el exterior.

Por demás, la actividad financiera continúa en un proceso de estabilización, reflejando un aumento de los depósitos. “Por un tema de riesgo, la banca está siendo cautelosa en las entregas de crédito, manteniendo una elevada liquidez que favorecerá la inversión financiera, principalmente en depósitos e instrumentos del Banco Central de Nicaragua”.

En agosto de 2020, los depósitos siguen en crecimiento iniciado en diciembre de 2019, aumentando 13.2 por ciento interanual. La variación interanual del crédito fue la menos negativa desde noviembre de 2018 (-6.4%).

“En términos de indicadores, las disponibilidades del sector bancario representa el 46.6% de las obligaciones, la adecuación de capital ascendió a 23.1% (superior al 10% requerido), y la cartera vencida y en cobro judicial se ubicó en 4.4 % de la cartera bruta”, enfatizó Reyes.

La Superintendencia de Bancos y de Otras Instituciones Financieras implementó una norma para facilitar condiciones especiales a los deudores afectados por la pandemia.

En cuanto a la recuperación de la economía real, Reyes finalizó diciendo que “para lo que resta del año 2020, se prevé una recuperación de las principales variables de la economía real, la que podría acelerarse una vez que se levanten las restricciones de viajes y el comercio y la economía internacional se recupere”.

También se espera que las variables monetarias y financieras mantengan su tendencia de crecimiento. Por el momento, se mantiene una proyección de tasa de crecimiento del PIB de -4.5 por ciento, con un rango de entre ± (más o menos) uno por ciento. Asimismo, se proyecta una tasa de inflación de 3.7 por ciento, con un rango de entre ± 0.5 por ciento.

“La cuenta corriente de la balanza de pagos se espera que finalice con superávit, impulsado por la mejora de la balanza comercial y de servicios. Se espera que los depósitos crezcan, que el crédito presente colocaciones netas cada vez menos negativas y que las reservas internacionales continúen consolidándose”, detalló el especialista.

Reyes argumentó que las finanzas públicas se espera mantenerlas controladas, con un déficit del sector público mayor que en 2019, el que incluye, además, gastos superiores en materia de salud.

ale/jos

también te puede interesar