Economía

Nicaragua mantiene perspectivas de crecimiento económico

El contexto general presentado por el presidente del BCN, Ovidio Reyes, muestra que continuará la expansión por obra de la buena conducción del Gobierno Sandinista

Banco Central de Nicaragua
Banco Central de Nicaragua |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), compañero Ovidio Reyes, actualizó este lunes a empresarios de los diversos sectores productivos nacionales sobre la marcha económica del país y sus perspectivas para el resto del 2016.

En su informe a la conferencia “La participación de las empresas en la generación de estadísticas macroeconómicas”, celebrada en el hotel Crown Plaza, el ejecutivo destacó que la proyección del crecimiento económico al cierre del 2016 se sitúa entre el 4,5 y el cinco por ciento; la de la inflación en idénticos porcentajes, y la del déficit público en el uno por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Este dinamismo continuará soportado por las actividades de comercio, agropecuaria, servicios e industria, esta última como resultado de la recuperación de las exportaciones de Zonas Francas, precisa.

En cuanto a la inflación, destaca que su descenso responde a la menor evolución de la inflación internacional y a que los precios del petróleo han estado por debajo de la proyección inicial promedio de 56 dólares el barril.

Reyes señaló que Nicaragua proyecta estas cifras pese a que el entorno internacional continúa adverso y los precios de las materias primas siguen deprimidos, aunque en las últimas semanas se ha visto una recuperación del oro, café y azúcar que, de mantenerse, ayudarán a nuestras exportaciones.

En la primera parte del informe, el presidente del BCN subrayó que al finalizar el primer semestre de 2016, la actividad económica continuó presentando un desempeño sólido, al registrar el PIB un crecimiento interanual del 4,1 por ciento, sustentado por el dinamismo en los sectores de comercio, agropecuario, servicios financieros, de hotelería y restauración.

El índice mensual de actividad económica reflejó un crecimiento acumulado del 4,6 por ciento debido al dinamismo de esos mismos sectores y de la manufactura  y la construcción. A su vez, los bajos precios del petróleo favorecieron el ingreso y dinamizaron el consumo y la inversión, a pesar de la baja en las exportaciones.

Otro elemento destacado por Reyes fue el crecimiento del empleo, cuya tasa aumentó en 11,4 por ciento, y de los asegurados, que sumaron 819 mil 436, mientras la generación de electricidad creció en 6,2 por ciento, con una participación de fuentes renovables del 51,2 por ciento en la matriz energética nacional.

Asimismo, el desempeño estable de los precios, que mantuvo la inflación baja, con una tasa acumulada a junio de 2,1 por ciento. A julio, la tasa interanual se ubicó en 4,1 por ciento, por debajo del rango inicialmente proyectado para 2016 que se ubicó entre el cinco y el seis por ciento.

Tales resultados, puntualizó, continuaron respaldados por las políticas macroeconómicas prudentes, tanto en el ámbito fiscal como monetario. Los datos acumulados a junio reflejaron de parte del Gobierno una conducción prudente y equilibrada de las finanzas públicas, pues los ingresos crecieron en 18 ciento, tasa mayor a la prevista, mientras el gasto total creció en 17,1 por ciento.

En lo que respecta a las Reservas Internacionales Brutas (RIB) al mes de junio, el Informe las ubicó en los dos mil 458,9 millones de dólares, que garantizan una cobertura adecuada de 2,7 veces la base monetaria y de 4,9 meses de importaciones. A julio, las RIB alcanzaron los dos mil 460,2 millones de dólares.

En relación con el estado actual del Sistema Financiero Nacional, subraya que a junio pasado tenía una tendencia robusta y positiva, debido a que su cartera de crédito mantuvo un dinamismo favorable, creciendo en 23,2 por ciento, mientras los depósitos aumentaron en 11,2 por ciento.

Los indicadores de rentabilidad y solvencia de las instituciones financieras se mantienen robustos con una rentabilidad sobre el patrimonio del 20,9 por ciento, una rentabilidad sobre activos del 2,3 por ciento y una cartera vencida de apenas el uno por ciento.

El Informe señala que las exportaciones continúan estando afectadas por el entorno internacional desfavorable en precios y demanda, aunque las de Zonas Francas se ubicaron en mil 288,9 millones de dólares, con un crecimiento interanual del 12,6 por ciento.

Las divisas por conceptos de remesas recibidas por las familias nicaragüenses crecieron un 4,7 por ciento, y llegaban a 608,4 millones de dólares al cierre de junio pasado.
mem/mau
 

también te puede interesar