Economía

Banco Mundial reduce sus pronósticos de crecimiento económico para el 2016

En un contexto de atonía del crecimiento, la economía mundial enfrenta graves riesgos, como la desaceleración provocada por el estancamiento en los países avanzados, un período de precios bajos de los productos básicos y riesgos geopolíticos en diversas partes del planeta

Banco Mundial
Banco Mundial |

Redacción Central |

El Banco Mundial (BM) redujo al 2,4 por ciento su pronóstico del crecimiento mundial para el 2016, respecto de la proyección del 2,9 por ciento de enero pasado, como consecuencia del lento crecimiento de las economías avanzadas, los precios persistentemente bajos de los productos básicos, el flojo comercio mundial y la disminución de los flujos de capital, entre otros factores.

En la actualización más reciente de su informe Perspectivas económicas mundiales, la institución financiera señala que los mercados emergentes y las economías en desarrollo exportadoras de productos básicos (commodities) han tenido dificultades para adaptarse a la disminución de los precios del petróleo y de otros ítems.

Sin embargo, Nicaragua aparece en esta proyección con un crecimiento del 4,4 por ciento, por detrás de Panamá (8,4) y por delante de los restantes países del istmo centroamericano.

Según los pronósticos del BM, en América Latina y el Caribe se registrará una contracción del 1,3 por ciento en 2016 tras una disminución del 0,7 por ciento en 2015, la primera vez en más de tres décadas que se registra una caída en dos años consecutivos, aunque precisa que las perspectivas son diferentes en las diversas partes de la región.

Así, en Sudamérica se pronostica una contracción del 2,8 por ciento en este año, seguida de una leve recuperación en 2017, que cobrará impulso de forma gradual hasta llegar a alrededor del 2 por ciento en 2018.

Por el contrario, el producto de la subregión de México y América Central y del Caribe, respaldado por los vínculos con los Estados Unidos y sólidas exportaciones, aumentaría en 2,7 y en 2,6 por ciento, respectivamente, en 2016, y más aún en 2017 y 2018.

Este crecimiento desigual subraya las razones por las cuales es crucialmente importante que los países apliquen políticas orientadas a impulsar el crecimiento económico y mejorar el nivel de vida de las personas que subsisten en la pobreza extrema, señaló Jim Yong Kim, presidente del Grupo Banco Mundial.

El crecimiento económico sigue siendo el motor más importante de reducción de la pobreza, y por eso nos preocupa profundamente la marcada desaceleración del crecimiento en los países en desarrollo exportadores de productos básicos ocasionada por la caída de los precios de esos productos, añadió.
mem/mau

también te puede interesar