Economía

FMI destaca desempeño económico de Nicaragua

Consejo Ejecutivo del FMI concluye la consulta del Artículo IV 2015 con nuestro país y resalta avances en la lucha contra la pobreza

Fondo Monetario Internacional
Fondo Monetario Internacional |

Redacción Central |

El Fondo Monetario Internacional (FMI) destacó el positivo desempeño de la economía nicaragüense en el año 2015, y sus avances en materia de lucha contra la pobreza y por la igualdad de género.

En nota de prensa sobre sus conclusiones de la consulta del Artículo IV para Nicaragua, el organismo destaca igualmente la robustez del sector financiero nicaragüense.

“Los directores elogiaron las políticas sólidas impulsadas por las autoridades nicaragüenses, las que han mejorado la estabilidad macroeconómica y han llevado a un fuerte crecimiento económico y (la) reducción de la pobreza”, señala el texto.

A continuación, el texto de la nota de prensa oficial del FMI (traducción del Banco Central de Nicaragua):

Consejo Ejecutivo del FMI concluye la consulta del Artículo IV 2015 con Nicaragua

El 28 de enero de 2016, el Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) concluyó la consulta del Artículo IV[1] para Nicaragua.

El desempeño económico de 2015 ha sido en general positivo. Después de alcanzar el 4.7 por ciento en el 2014, se espera que el crecimiento se modere debido a los efectos de la sequía y la disminución de los precios de las materias primas; el PIB real creció 3.9 por ciento en el primer semestre del año. La inflación se redujo a 3 por ciento en octubre, reflejando principalmente una disminución de costos de alimentos y transporte. La inflación subyacente se mantuvo estable en 6.5 por ciento.

El déficit consolidado del sector público se amplió a 2 por ciento en 2014 (1.3 por ciento del PIB en 2013), debido en gran parte a la disminución de las donaciones procedentes de la colaboración petrolera de Venezuela. Sin embargo, el ratio de deuda pública se redujo a 41 por ciento del PIB en 2014, de 43 por ciento en 2013. La posición fiscal en agosto 2015 mejoró con relación al mismo período de 2014. Esto se explica en gran parte por un mejor desempeño a nivel de Gobierno Central que ha compensado el deterioro de los balances fiscales de empresas públicas.

El déficit de cuenta corriente mejoró a 7.1 por ciento del PIB en 2014, en gran parte debido a una reducción en la factura petrolera. Sin embargo, el déficit de cuenta corriente se deterioró en el primer semestre de 2015 al enfrentarse el país a un entorno externo menos favorable. En particular, el desempeño de las exportaciones se debilitó como resultado de la caída de los precios de las materias primas y la expiración del acuerdo de comercio preferencial con los Estados Unidos a finales de 2014.

El sector financiero parece permanecer robusto a pesar del todavía alto crecimiento del crédito. En agosto de 2015, los ratios de adecuación de capital (13.3%) se colocaban por encima del nivel de regulación del 10 por ciento, y los ratios de morosidad, incluyendo los préstamos reestructurados, se mantuvieron por debajo de 3 por ciento. El crecimiento del crédito del sector privado se ha desacelerado pero sigue siendo alto (20%), en particular para el crédito de consumo y crédito comercial, y continúa superando la tasa de crecimiento de los depósitos.

La pobreza ha caído drásticamente y se ha avanzado en temas de igualdad de género, pero el nivel de educación sigue siendo un freno para el crecimiento. La encuesta de hogares 2014 revela que el 29.6 por ciento de la población vive en la pobreza (42.5% en 2009), y 8.3 por ciento en pobreza extrema (14.6% en 2009). El consumo per cápita aumentó en un 33 por ciento, ayudado por una caída en el tamaño medio de los hogares y un aumento de las remesas per cápita. Nicaragua ha logrado avances en la mejora de la igualdad de género. Sin embargo, a pesar de algunas mejoras en las tasas de finalización de la escuela primaria (de 74% en 2005 a 80.4% en 2010), encuestas de empresas privadas sugieren que las habilidades laborales siguen siendo un cuello de botella para el crecimiento.

El panorama de medio plazo sigue siendo ampliamente favorable. Se espera que el crecimiento se acelerare moderadamente en 2016, debido a la recuperación prevista de la demanda externa y un aumento del gasto relacionado con las elecciones, lo que resultaría en una política fiscal más expansiva. En el mediano plazo, el equipo estima que el crecimiento convergerá a su potencial de 4 por ciento. Se espera que el déficit de cuenta corriente se amplíe a 8.5 por ciento del PIB, debido a que se proyecta el deterioro de los términos de intercambio. Para hacer frente a las grandes necesidades de infraestructura y sociales, el gobierno planea incrementar el gasto en más de 3 puntos porcentuales del PIB en el mediano plazo. Como resultado de ello, se proyecta que el ratio de deuda pública se estabilizaría en torno a un 41 por ciento del PIB en 2020.

Evaluación del Directorio Ejecutivo[2]

Los directores elogiaron las políticas sólidas impulsadas por las autoridades nicaragüenses, las que han mejorado la estabilidad macroeconómica y que han llevado a un fuerte crecimiento económico y reducción de la pobreza. Sin embargo, señalaron que los riesgos para las perspectivas se inclinan a la baja, debido en su mayoría a factores externos. En este contexto, los directores hicieron hincapié en que, mientras que la combinación de políticas es en general adecuado para mantener la estabilidad en el corto plazo, el país necesita fortalecer su marco de política para sostener un fuerte crecimiento en el mediano plazo.

Los directores señalaron que la posición fiscal será moderadamente expansiva en 2016, pero que sigue siendo consistente con los planes de las autoridades para estabilizar el ratio deuda-PIB en 2020. Sin embargo, ellos consideran que la construcción de amortiguadores fiscales adicionales, después de las próximas elecciones, será esencial para asegurar contra los riesgos potenciales y para poner las finanzas públicas sobre una base más sólida. Esta consolidación podría lograrse mediante la reducción de exoneraciones y exenciones fiscales y mejorando la orientación de los subsidios fiscales, que a su vez fortalecerían la eficiencia y la equidad de las finanzas públicas. Desde una perspectiva más de largo plazo, los directores subrayaron la importancia de mejorar la viabilidad financiera del instituto de seguridad social y de las empresas públicas deficitarias.

Los directores acogieron con beneplácito el continuo interés de las autoridades en el fortalecimiento de las cuentas fiscales. Hicieron hincapié en la importancia de aumentar la cobertura de las instituciones del sector público, mejorar la calidad de las estadísticas fiscales y de deuda pública, y la publicación de los estados financieros de las instituciones públicas para mejorar la transparencia.

Los directores coincidieron en que la rápida expansión del crédito en medio de alta dolarización necesita estrecha vigilancia, especialmente a la luz de que los descalces de monedas consistente con la fortaleza del dólar (EE.UU.), y el probable aumento de las tasas de interés de Estados Unidos. En este sentido, señalaron que las políticas macro-prudencial podrían ayudar a mitigar algunos de estos riesgos. Los directores hicieron un llamado a realizar esfuerzos adicionales para fortalecer la supervisión bancaria y mejorar la cooperación de la regulación financiera regional. Los directores alientan la plena aplicación de las recomendaciones de la evaluación de las salvaguardias de 2009 y el mayor fortalecimiento del marco contra el lavado de dinero y contra el financiamiento del terrorismo.

Los directores coincidieron que mejoras en la competitividad reducirían la vulnerabilidad de la economía a los shocks externos, apoyaría su diversificación, y estimularía una transformación estructural. En este contexto, recomiendan mayores mejoras en infraestructura, mejoras en redes comerciales, inversión en capital humano y la reducción de barreras a la entrada. Tales reformas también ayudarían a reducir el tamaño de la economía informal, el desempleo y la pobreza.

Los directores instan a una mejora continua en la puntualidad, calidad y fiabilidad de las estadísticas, lo que ayudaría a una mejora en la toma de decisiones económicas y la transparencia. Recomendaron también, seguir una estrategia de comunicación consistente cuando sean introducidos cambios metodológicos.

[1] Bajo el artículo IV del los Artículos de Acuerdo de FMI, el FMI sostiene consultas bilaterales con sus miembros, generalmente cada año. Un equipo de funcionarios visita el país, recoge información económica y financiera, y discute con funcionarios sobre la evolución económica del país y sus políticas. A su regreso a la sede, el personal prepara un informe, que conforma la base para las deliberaciones del Dierectorio Ejecutivo.

[2] Al concluir las discusiones, el Director Gerente, en su función de Presidente del Directorio, resume las opiniones de los directores ejecutivos, y este resumen es transmitido a las autoridades del país. Una explicación de cualquier calificativo utilizado en resumen se puede encontrar aquí:

http://www.imf.org/external/np/sec/misc/qualifiers.htm

también te puede interesar