Economía

Para que la miel siga floreciendo

Apicultores y miembros del Gabinete de Producción, Consumo y Comercio se reúnen para buscar vías de solución a los problemas del sector ante la insuficiencia de lluvias en algunas zonas del país

Apicultores trabajan de la mano del Gobierno para enfrentar afectaciones provocadas por escasez de lluvias
Apicultores trabajan de la mano del Gobierno para enfrentar afectaciones provocadas por escasez de lluvias |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Minimizar los daños en la producción de miel producto de la escasez de lluvias en el territorio nacional fue el objetivo de la reunión sostenida por apicultores con autoridades del Gabinete de Producción, Consumo y Comercio.

Este año la producción de miel podría descender en un 25 por ciento, trascendió en el encuentro, por las falta de precipitaciones. El período entre mayo y noviembre, explicaron los productores, es el de mayor provecho para el sector, que este año no cree llegue a las 800 toneladas alcanzadas en 2014.

La producción, que mayoritariamente se exporta a Europa, se prevé sea de 600 toneladas. Entre las causas se encuentra la falta de floración que impide la reproducción efectiva en las colmenas, explicó José Bermúdez, presidente de la Asociación de Productores Nacionales de Miel.

La producción apícola en Nicaragua genera cerca de dos millones y medio de dólares en cada ciclo. Debido a la baja productiva, se perderá aproximadamente un cuarto de millón.

Ante dicha situación, el sector trabaja en la creación de métodos alternos que permitan enfrentar el próximo período productivo a pesar de la sequía.

“Tenemos que ir adaptándonos a los cambios climáticos, tratar de complementar nuestros sistemas de producción con el cultivo de árboles de floración melífera. El Ministerio de Economía Familiar nos asignó un monto de dos millones de córdobas, los que están siendo utilizados para contar con buenas prácticas apícolas y de manufactura”, aseveró Bermúdez.

Por iniciativa propia los productores de miel trabajan además en la conservación de los recursos en sus zonas de origen, lo que ayuda a paliar la situación adversa por la falta de lluvias. Para eso promueven la reforestación en sus comunidades y trabajan en labores de concientización para evitar la quema irracional de extensiones de tierra. Como bien señalaron, de ellos depende en buena medida que la miel continúe floreciendo en nuestra Nicaragua.

también te puede interesar