Economía

Marango: alternativa para alimento animal en zonas secas

Esta planta sirve para alimentar vacunos, cerdos, cabras y aves por su fácil cultivo en Nicaragua y posee un alto nivel proteico en su follaje y semillas

Vacas Lecheras
Vacas Lecheras |

Redacción Central |

El Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA) desarrolla investigaciones para ofrecer alternativas viables en el alimento animal a los ganaderos, especialmente en las zonas más secas del país, con el propósito de disminuir la dependencia de las lluvias para la cría de vacunos y otras especies.

El cambio climático es una realidad hoy día y la temperatura promedio de los últimos 20 años subió un grado Celsius, además de la escasez de precipitaciones pluviales, lo cual origina serios daños, especialmente en el llamado corredor seco nicaragüense, donde desde mayo hasta finales de agosto los productores perdieron el primer cultivo de granos básicos del año agrícola y tuvieron daños con el ganado vacuno.

El presidente de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega, orientó al INTA la búsqueda de alimentos alternativos para el ganado, tanto vacuno como cerdos, cabras y aves de corral, con el propósito de evitar la muerte por falta de alimentos nutritivos en caso de sequía.

Para cumplir este objetivo, el marango (Moringa oleifera) es una planta maravillosa, que además beneficia a los humanos mediante la producción de fármacos.

Desde 2013 se efectúan estudios en Centros de Desarrollo del INTA, entre ellos el Marango INTA-Región II, con el objetivo de ayudar a pequeños y medianos productores a afrontar la sequía y falta de alimento animal, porque el follaje de esta planta tiene un alto valor proteico, que alcanza del 24 al 29 por ciento.

En recientes declaraciones a medios de prensa, Yader Vargas, del Proyecto Marango INTA—Región II, señaló que el objetivo de ese estudio es determinar la densidad de siembra y la poda para obtener el mayor beneficio del alimento animal, que facilite obtener una alta producción de carne y leche, así como favorecer a la población.

Al respecto señaló que esta planta se caracteriza por su cultivo en regiones secas y semisecas, porque sus raíces se profundizan en el suelo y se alimentan de la humedad existente en el subsuelo, lo cual facilita cultivarla en el llamado corredor seco del país.

Inicialmente, dijo, se sembraron poco más de cuatro mil 560 plantas, en un área mayor a las seis manzanas, con buen nivel de efectividad. Posteriormente se hicieron resiembras para mantener vivo el proyecto y continuar el estudio de densidad y mejor aprovechamiento de los suelos.

Asimismo, se hicieron pruebas sobre el follaje y la mejor aceptación por los distintos tipos de ganado, las cuales aconsejaron que para el suministro directo al ganado vacuno es conveniente podarlo a una altura de 70 centímetros desde el suelo, en tanto para unir esa masa rica en proteínas con gramíneas, triturarlas juntas en la máquina y hacer un forraje fresco, que el ganado mayor lo ingiere muy bien.

También planteó Vargas que el marango puede podarse a una altura de un metro y 1.5 metros, procediéndose de igual forma con el follaje. En todos los casos sus hojas no alteran el sabor de los productos que le acompañan en la formación del alimento.

El especialista subrayó que esta planta se cultiva mediante semillas, pero el INTA desarrolla un estacón para su rápida reproducción, que deben tener de un metro a 1.20 metros de altura y de tres a cuatro centímetros de grosor, con el objetivo de ganar tiempo para crear una plantación considerablemente grande.

Las ingenieras agroecológicas Katherine Mayorga y Valeska Pérea, también del INCA, resaltaron que como este proyecto es nuevo en esa institución, el estudio se realiza de forma muy meticulosa, porque así pueden conocer lo más posible de la planta para beneficio de pequeños y medianos productores, principalmente.

Como paso previo para el rápido cultivo de plantaciones, el INCA instaló un vivero para suministrar a dichos productores, con el objetivo que dediquen una parte de su área al cultivo y producción de follaje, con el propósito de evitar que los animales mueran por falta de alimento nutritivo.

Socorro Yanez, ingeniera agroecológica, resaltó que para cultivar el marango no se requiere de elementos químicos, todo su proceso es puramente natural y es una nueva alternativa para el alimento animal. Además, se puede usar en forma de infusión o té para el consumo humano y así ayuda a combatir diversas enfermedades.

Entre los padecimientos en que se ha probado con éxito en forma de infusión se encuentran la diabetes y la alergia, así como afectaciones en la piel mediante el uso del aceite obtenido de la semilla, el cual es utilizado también por la industria cosmética.

Esta naciente industria ha tenido mucho éxito, porque a pesar de iniciarse su producción hace apenas cuatro años y tener grandes competidores en el mundo, ya posee un mercado en empresas de Estados Unidos y Francia. También han recibido solicitudes de entidades de otros países, pero es necesario crear estabilidad en la recolección de semillas para la producción de aceites y poder cumplir compromisos de ventas.

Estas semillas hay quien las toma dos por día para evitar problemas digestivos y se depositan en recipientes con agua para purificar el preciado líquido, lo cual hace en un 98 por ciento. Este uso tradicional es el principal obstáculo para la recolección y producción de aceite.

Los especialistas del INTA, los productores asistentes al encuentro para tratar sobre las propiedades del marango y quienes ya lo conocen porque lo utilizan en sus diversos usos confirman y repiten que esta planta es sencillamente “una maravilla de la naturaleza”, que facilitará el trabajo y la vida a los ganaderos en regiones secas y semisecas para alimento de vacunos, cabras, cerdos y aves de corral.

también te puede interesar