Economía

Pequeñas y medianas empresas tienen el reto de aumentar la productividad

El número de ella creció de forma notable en los últimos años, pero ahora tienen ante sí la necesidad de multiplicar sus acciones

LA VOZ DEL SANDINISMO |

La elevación de la productividad, mediante el uso de nuevas tecnologías y un mayor conocimiento del sector que se trate, es el gran reto que tienen hoy día las pequeñas y medianas empresas, que si
bien crecieron notablemente en los últimos años ahora tienen que llegar al mercado con mayor calidad y presentación de sus productos, hacerlos competitivos dentro y fuera del país.

Con mayor productividad disminuyen los costos y se hace un uso más racional de factores importantes como la materia prima, las fuentes energéticas, la transportación, una mano de obra más diestra, con más
conocimientos sobre el sector que se trate, porque no es solo producir, sino que guste al consumidor, que cada vez se hace más exigente.

El sector agropecuario es el más importante en la economíanicaragüense y es necesario que en cada Pymes se desarrolle un movimiento para capacitar a los miembros de esas pequeñas entidades, para mejorar la producción y agregarle valor mediante nuevas tecnologías.

Las zonas rurales fueron las más abandonadas durante decenios o siglos, pero es necesario aprovechar las oportunidades que el Gobierno Sandinista lleva a esas regiones alejadas de las ciudades para que
estudien, incluso ahora niveles secundarios, pero los que ya están integrados a las entidades productivas conocer cada vez mejor la labor que realizan y el uso de los medios para mejorar la calidad y productividad de los bienes que crean.

Si mediante el uso de mejores técnicas se logran dos litros más de leche por vaca, un diez por ciento más de granos por manzana y se le proporciona mejor alimento al ganado vacuno y las aves de corral, por
solo poner estos ejemplos, resulta que en el año las producciones aumentan y es mayor el Producto Interno Bruto del país con prácticamente los mismos recursos que se utilizan hoy día.

Además, con una mayor producción los que laboran adquieren más salarios y se puede satisfacer mejor las necesidades que se tienen en cada hogar, pero fundamentalmente ofrecer más productos al mercado,
para el disfrute de todos.

En los últimos años, en Nicaragua se ha observado un mejoramiento en este aspecto de la productividad. Por ejemplo en el cultivo del frijol negro se pasó de ocho a 13 quintales por manzana como promedio,
obteniéndose en algunos lugares hasta 20 quintales como promedio por manzana, alcanzándose en algunas regiones hasta 25 quintales, señalan estudios realizados directamente en los municipios.

Es de significar que en Nicaragua se ha avanzado en cuanto a la productividad y competitividad, pero el reto es el de continuar mejorando, porque el país tiene nuevos destinos de exportación y es
necesario ganarse un sitio en esos países, entre ellos los de la Unión Europea y de otras latitudes.

también te puede interesar