Economía

El algodón, uno de los cultivos más prometedores en la economía nicaragüense

Su cultivo y procesamiento industrial avanzan como un prometedor rubro para la economía del país, porque aumenta en el mercado interno y la demanda exterior

Productor de Algodón realizando Cosecha
Productor de Algodón realizando Cosecha | Internet

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El algodón es uno de los cultivos más prometedores para la economía nicaragüense. Esta afirmación se basa en la experiencia nacional para su producción, las buenas tierras, una demanda interna creciente con el aumento de confecciones textiles y las posibilidades que se abren a la exportación.

En tal sentido, existen destinos habituales y otros que pueden explorarse, sobre todo en Europa y el resto de América Latina y el Caribe.

Para incrementar las exportaciones y, muy importante, elevar su industrialización nacional, es necesario aumentar la producción, etapa en la que se encuentra el país en estos momentos.

Debe recordarse que este rubro dejó de producirse a finales de los años 80 del siglo XX, tras resultar insostenible, debido al daño causado al medio ambiente por el abuso de pesticidas, pero hace pocos años se reactivó su cultivo, mediante el uso mínimo de agroquímicos para el control de las plagas, lo cual se combinó con un mayor uso de la agroecología.

Los productores nicaragüenses tienen el apoyo del gobierno sandinista, que tiene como objetivo no solo restablecer la producción algodonera, sino la industrialización para darle valor agregado, vender hilaza, hilo y telas, para lo cual existen experiencias.

En diciembre de 2011, hace apenas dos años, se recogieron los primeros miles de quintales de algodón de esta segunda etapa de producción de motas blancas en Nicaragua, que se cosecharon en unas 600 manzanas en los departamentos de Chinandega, León y Managua.

Para el reinicio de la siembra del algodón se efectuó una inversión de un millón 400 000 dólares, mediante un crédito que fue otorgado por Alba-Caruna, que es una cooperativa que maneja los fondos del acuerdo petrolero entre Nicaragua y Venezuela, en beneficio de otros sectores económicos, como el agrícola.

En esa oportunidad hubo rendimientos entre 40 y 45 quintales por manzana, por lo cual se obtuvieron unos 24 mil quintales en esa primera cosecha, la cual sirvió de despegue del programa que impulsó el presidente del país, Comandante Daniel Ortega. Ello trajo como resultado que empresas de países del área, como de Honduras y El Salvador, expresaron disposición de comprar toda la producción.

El incremento de la producción de algodón se encuentra dentro del Plan Estratégico del Sector Agropecuario hasta el año 2016, que contempla aumentarla y diversificarla.

Este programa procura una producción que satisfaga las necesidades nacionales y que se pueda incrementar la exportación, siempre con mayor valor agregado, bajo un enfoque de protección de los recursos naturales y una mayor y más diversificada producción agropecuaria.

El objetivo es ampliar los rubros y con ello, crear nuevas fuentes de empleo, porque está también dentro del programa principal del gobierno sandinista disminuir progresivamente la pobreza hasta su eliminación total.

Sin lugar a dudas, el algodón volvió a tomar su importancia entre las exportaciones de Nicaragua y tiende al aumento en la misma medida que se incrementa la producción de la llamada “mota blanca”, más aun cuando se le agregue valor  mediante la elaboración de hilaza y tela para la industria de confecciones textiles, tanto en el país, donde crece esta esfera en las zonas francas, como para destinos en el exterior, tanto en América Latina, el Caribe, como en otras latitudes.

El gobierno sandinista retomó la producción de este rubro, que fue importante entre las exportaciones nicaragüenses, más ahora con el desarrollo de la industria de esta esfera, en que se dará mayor empleo a pobladores de regiones rurales, como en las ciudades, donde se industrializa el rubro, y con ello la disminución del desempleo.

también te puede interesar