Economía

Inauguran fábrica de sacos en Nicaragua con cooperación del ALBA

La moderna instalación ubicada en Posoltega, 116 kilómetros al noroeste de Managua, forma parte de los proyectos de cooperación existentes entre Nicaragua y Venezuela

Redacción Central |

La moderna instalación ubicada en Posoltega, 116 kilómetros al noroeste de Managua, forma parte de los proyectos de cooperación existentes entre Nicaragua y Venezuela

Este es un sueño hecho realidad, aseguró Miguel Pineda, representante de una de las decenas de cooperativas de Nicaragua que se beneficiará con la nueva fábrica de sacos de polipropileno inaugurada este jueves.

La moderna instalación ubicada en Posoltega, 116 kilómetros al noroeste de Managua, forma parte de los proyectos de cooperación existentes entre Nicaragua y Venezuela, en el marco de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

Construida a un costo de 2,5 millones de dólares, la fábrica lleva el nombre de Sandino-Bolívar, en honor a los próceres independentistas de ambos países, y será administrada por Nicaraocoop, una empresa de cooperativas de servicios agropecuarios.

Tiene una capacidad de producción de ocho millones de sacos anuales, y dará empleo a 40 jóvenes trabajadores, la mitad de los cuales recibió entrenamiento en Venezuela.

Ahora ya no tenemos que ir al Norte a buscar oportunidades, si no que es al Sur hacia donde debemos mirar, aseguró Álvaro Martínez, uno de los operarios que se formó en la nación suramericana, durante el acto de apertura.

El préstamo para la construcción de la fábrica fue otorgado por el Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (BANDES), cuyo gerente en Nicaragua, Leonardo Sánchez, aseguró que la obra es una realidad tangible de lo que representa el ALBA.

Orlando Núñez, asesor del Comandante Daniel Ortega, aseguró que la instalación es testimonio del nuevo modelo socio-económico que impulsa el gobierno sandinista desde su vuelta al poder en enero de 2007.

El gerente de Nicaraocoop, Moisés López, dio la sorpresa al anunciar que la fábrica Sandino-Bolívar ya produjo su primer millón de sacos de rafia de polipropileno, los cuales son vendidos a precio justo a las cooperativas para que envasen sus productos.

Al acto inaugural asistieron además la ministra del Trabajo, Jeannette Chávez, y el titular de Agricultura y Forestal, Ariel Bucardo, quienes coincidieron en destacar la fortaleza del movimiento cooperativista en el país centroamericano.

también te puede interesar