Economía

Aumenta el número de personas que pasan hambre en Nueva York

El incremento de personas en las filas frente a los comedores populares y de los centros que suministran alimentos ha ido a la par con la crisis económica que afronta el país

Redacción Central |

El incremento de personas en las filas frente a los comedores populares y de los centros que suministran alimentos ha ido a la par con la crisis económica que afronta el país

El número de personas que pasan hambre en Nueva York ha aumentado un 28 por ciento en el último año y las organizaciones de asistencia alimentaria apenas tienen capacidad para atender la demanda, según un informe publicado.

El incremento de personas en las filas frente a los comedores populares y de los centros que suministran alimentos ha ido a la par con la crisis económica que afronta el país y con una reducción de los fondos que reciben las organizaciones para prestar ayuda, señala el informe anual de la Coalición contra el Hambre.

Un 68,8 por ciento de los centros que sirven comida han informado que no tienen suficientes alimentos para atender a los necesitados comparado con el 59 por ciento que decían lo mismo en 2007.

Alrededor de un 87 por ciento de las organizaciones consultadas para el informe de la Coalición reportó un aumento en el número de personas a las que dan de comer en los últimos meses y lo que más ha crecido son las familias con niños, ancianos e inmigrantes.

Un punto preocupante del informe es que un 89 por ciento de las agencias consultadas considera que las necesidades del público continuarán creciendo en los próximos seis meses.

Un 54,8 por ciento de los que respondieron al estudio dijeron que usan su propio dinero a veces, a menudo o siempre, para apoyar las necesidades de sus programas de alimentos, que no pueden atender debido al recorte de fondos.

«Las malas noticias son que tenemos más agencias que nunca a las que se les ha acabado la comida. La situación con la gente que pasa hambre, que fue realmente horrible en 2007, ha alcanzado proporciones de crisis», dijo Joel Berg, directora ejecutiva de la Coalición contra el Hambre.

Berg afirmó que las buenas noticias son que el próximo presidente de EE.UU., Barack Obama, y el Congreso tienen la oportunidad de revertir esta situación y de crear empleos decentes.

también te puede interesar