Economía

Acusan a ex funcionarios por millonaria deuda del Estado

Seis ex directivos del Banco Central de Nicaragua (BCN) serán procesados por la emisión de certificados negociables de inversión

Redacción Central |

Seis ex directivos del Banco Central de Nicaragua (BCN) serán procesados por la emisión de certificados negociables de inversión

El ente fiscalizador estableció este jueves presunción de responsabilidad penal en contra de seis ex directivos del Banco Central de Nicaragua (BCN) por la emisión de certificados negociables de inversión, que dejó al Estado una deuda cercana a los 500 millones de dólares por la quiebra de cuatro bancos.

La decisión fue tomada por unanimidad por los cinco miembros de la Contraloría General de la República sobre la base de que los ex directivos del BCN autorizaron la emisión de esos bonos y la venta de carteras de los bancos quebrados en perjuicio del Estado.

El presidente del ente fiscalizador, Luis Ángel Montenegro, dijo en rueda de prensa que la presunción de responsabilidad penal, que conlleva hasta cinco años de cárcel, es contra el ex candidato a la Presidencia y diputado disidente liberal Eduardo Montealegre.

Montealegre es líder de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN).

También incluye al ex presidente del BCN en el gobierno anterior, Mario Alonso, y al actual director de Nicaragua ante el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), Silvio Conrado.

Además a los empresarios Gilberto Cuadra y Benjamín Lanzas, así como a Ricardo Parrales, todos ex miembros del Consejo Directivo del BCN durante la administración de Enrique Bolaños (2002-2007).

«El daño cuantificado en esta operación es de 111,9 millones de dólares», precisó el presidente del ente fiscalizador.

Montenegro agregó que ese informe será remitido a la Procuraduría General, a la Fiscalía y a tribunales de justicia, para que acusen a los ex funcionarios.

El contralor anotó que el ente fiscalizador no pudo pronunciarse sobre el también ex presidente del BCN Noel Ramírez, el principal implicado en la emisión de los Certificados Negociables de Inversión (Cenis) porque para él, ese caso, ya caducó al pasar cinco años que establece la legislación nicaragüense para acusar.

Ramírez, diputado ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen) por el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), fue presidente del banco emisor del Estado durante la administración de Arnoldo Alemán (1997-2002), período en el que ocurrió la quiebra de cuatro bancos, que originaron una deuda al Estado por 492,3 millones de dólares.

Los certificados fueron autorizados por el ex presidente Alemán y ejecutados por Ramírez en el 2001, tras la quiebra fraudulenta de cuatro bancos que dejó un agujero financiero de 350 a 400 millones de dólares.

La emisión de esos bonos, por 5 000 millones de córdobas (268,3 millones de dólares al cambio de hoy), fue hecha para «salvar» al sistema financiero nacional ante el pánico por la quiebra de cuatro bancos, según las autoridades de entonces.

Durante el gobierno de Bolaños, esos bonos fueron renegociados y además se hizo una re-clasificación de las carteras de los bancos comerciales que fueron intervenidos y cerrados por las autoridades entre el 7 de agosto de 2000 y el 5 de agosto de 2001, y una subasta de sus activos.

Según Montenegro, de esas operaciones resultaron favorecidas el Banco de la Producción (Banpro), Banco Centroamericano (Bancentro) y Banco de Finanzas (BDF).

Esos bancos adquirieron los activos y pasivos de los ya desaparecidos Banco del Café (Bancafe), Banco Nicaragüense de Industria y Comercio (Banic), Banco Mercantil (Bamer) y Banco Intercontinental (Interbank).

también te puede interesar