Deportes

Un nica toca a la puerta de los Yanquis

A sus 23 años y tras superar una operación Tommy John, Jonathan Loáisiga es un ejemplo de voluntad en el deporte

John
Jonathan Loáisiga |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El prospecto pinolero Jonathan Loáisiga ya está en Tampa, Florida, a la espera del comienzo del spring training, una estación intermedia que le puede llevar a convertirse en el primer nicaragüense que vista la camiseta de los Yanquis de Nueva York.

A pesar de sufrir una lesión que lo mandó directo al quirófano apenas en su primer juego con la organización de los Bombarderos del Bronx, el equipo más ganador en la historia d las Grandes Ligas apostó por él, al incluirlo en noviembre último en su roster de 40 jugadores para no perderlo mediante el draft de la Regla V.

Recién cumplidos sus 23 años en noviembre y dueño de una recta que alcanza las 98 millas y curva enigmática, el muchacho de Esquipulas la tendrá difícil para integrar el equipo grande de los Mulos para el Día Inaugural, pero el campamento primaveral debe aportarle una buena dosis de experiencia.

Tras la operación Tommy John, que lo alejó del box durante todo 2016, el año pasado el nica jugó en las categorías Rookie y Clase A corta. En total lanzó para  efectividad de 1.93 en 32.2 entradas, con apenas 17 hits en contra, solo tres boletos y ponchó a 33.

Con solo 17 años Jonathan debutó en 2012 con el Bóer en la pelota nicaragüense, pero como jardinero. El scout Sandy Moreno sugirió probarlo como lanzador y fue firmado por los Gigantes de San Francisco

Al año siguiente participó en la Liga de Verano de República Dominicana y luego vino a jugar al Bóer, en la Liga Profesional.

Su inició era muy prometedor, pero la primera lesión se cruzó en su camino, estuvo inactiva durante todo 2014 y después los Gigantes lo dejaron libre.

Reapareció en la Liga Profesional Nicaragüense en 2005 con el uniforme de los Gigantes de Rivas y le causó una buena impresión al cazatalentos Edgard Rodríguez. Los Yanquis no tardaron en firmarlo.

Integró la selección de Nicaragua que participó en el Preclásico Mundial de Mexicali, en marzo de 2016, evento en el que marcó hasta 96 millas en sus disparos.

Los Yanquis lo colocaron en el Charleston, Liga Suratlántica (Clase A), pero apenas en el primer partido un intenso dolor en el codo indicó el camino del quirófano.

Tuvo que partir de cero.

Recomenzó en la Liga de Novatos de la Costa del Golfo con salidas de un inning y fue incrementando su carga de trabajo hasta terminar como el mejor lanzador de Staten Island en la New York Penn League (Clase A corta). Además de su recta de humo enseñó un repertorio que incluyó curva y cambio de velocidad y una buena localización de los envíos.
mem/piz

 

también te puede interesar