Deportes

Una selección de baloncesto que no conoce obstáculos

El equipo nacional de baloncesto sobre sillas de ruedas luchará por mantener la primacía de la región durante los II Juegos Paracentroamericanos Managua 2018

selección-de-baloncesto
Equipo nacional de baloncesto sobre sillas de ruedas |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Ninguno de los integrantes de la Selección Nacional de Baloncesto en silla de ruedas conoce el significado de la palabra “rendirse”. Todos tienen una historia un tanto triste, pero que no amedrenta su disposición a enfrentarse a la vida y cada uno de sus obstáculos.

Desde hace semanas se preparan arduamente para revalidar la medalla de oro lograda en los I Juegos Paracentroamericanos realizados en Costa Rica.

Sea cual sea el origen de la discapacidad estos luchadores se sobrepusieron a sus limitaciones y ahora convergen en una selección de alto nivel, pues durante los últimos años no tienen rivales en el área que los venza.

Carlos Baquedano y Vanessa Benavides portarán la bandera de Nicaragua en la ceremonia de inauguración de los II Juegos Paracentroamericanos Managua 2018.

El joven tiene cuatro años de integrar la selección. Les agradece a Dios y a su mamá por la motivación que le ofrece cada día. “Ella siempre me ha exhortado a salir adelante, trabajar y estudiar”, cuenta Baquedano, quien utiliza el número cuatro en su uniforme de la selección.

“Llevo practicando alrededor de cuatro años, con la selección tengo dos años. El entrenador Tomás Alvarado Hernández un día me invitó a llegar al parque Luis Alfonso Velázquez. Una tarde que tuve libre fui, me monté en una silla especial para jugar baloncesto, empecé a rodar el balón, aprendí a dar pases y me gustó”, afirma.

Relata que siendo un niño veía a otros que corrían y saltaban, pero eso en vez de desanimarlo, lo empujaba a utilizar su discapacidad en otro tipo de actividades, como aprender ajedrez, leer. Esa entereza le ayudó en su adolescencia a formarse en diversos oficios que hoy le permiten tener un trabajo remunerado.

Aprendió la soldadura, a armar camas ginecológicas y trabaja en la empresa Casa Sarria, donde brinda mantenimiento a los equipos médicos de centros de salud, de clínicas privadas y hospitales.

Su relación con los equipos médicos lo llevó a estudiar medicina, carrera que empezó, pero asegura que por sus condiciones económicas le imposibilitaron seguir.

“Estuve estudiando medicina, la tengo parqueada (en pausa), pero son planes para el futuro, quiero convertirme en médico para atender a las personas con discapacidad”, refiere Carlitos, a como es llamado por sus compañeros de selección.

“He sido muy activo, si veo una rampa muy inclinada busco como subirla de cualquier manera, mi mayor reto es que las personas entiendan que esto no es una enfermedad, sino que es un reto, no es un virus que se pasa, quiero demostrar que las personas con discapacidad podemos ser productivas y que podemos aportar a la sociedad”, manifiesta.

LAS MUJERES TAMBIÉN TIENEN ENTEREZA

En la selección femenina figura Zayda Paz, de 50 años. Discapacitada desde muy pequeña víctima de la meningitis.

La selección femenina tiene 15 años de formada, doña Zayda es fundadora y resalta el apoyo que la federación de personas con discapacidad ha recibido del gobierno.

“A mí me gusta el deporte, me gusta el baloncesto, muchas veces nos hemos enfrentado a los varones. Cuando hay competencias de carreras también participo y ahora que vienen estos juegos a mí me emociona mucho, quiero representar a mi país y a mis compañeros con discapacidad que siempre hemos estado juntos en las buenas y en las malas”, señala.

EL DEPORTE PARA TODOS

La liga de baloncesto en silla de ruedas la componen seis equipos. Tomás Alvarado Hernández, es su principal promotor, y ocupa la vicepresidencia del Comité Paraolímpico Nicaragüense.

A los 17 años, cumpliendo el servicio militar, en un duro combate sostenido entre miembros del entonces Ejército Sandinista y la contrarrevolución, Tomás recibió un disparo en la columna, que lo dejó parapléjico.

“Tenemos tres meses de un entrenamiento intensivo, practicamos cinco días a la semana cuatro horas diarias. Desde octubre tenemos un trabajo fuerte, pero nosotros venimos practicando desde meses atrás con la liga con la cual hemos creado condiciones físicas. La conformación de la selección es diversa, todo aquel que reconozca los estatutos y el deporte como una forma de integración y para enfrentar los retos de la vida puede estar con nosotros, no miramos el origen de su discapacidad, nos importa su integración”, reseña Alvarado.

Para Tomás, las personas en general han visto reivindicado sus derechos con el Gobierno Sandinista que también ha mejorado las pensiones a este grupo social gracias a la aprobación de Ley 763 y construye espacios para el deporte y la recreación.

Reconoce que el Presidente Daniel Ortega Saavedra y la Vicepresidente Compañera Rosario Murillo, han tenido la voluntad y deseo de mejorar las condiciones de vida de las personas con discapacidad y considera que existe un gran reto de la sociedad de ver a este grupo social como personas productivas y promotoras de cambios.

“Para la realización de los juegos el gobierno está gestionando más de medio millón de dólares para que se realicen, a nuestros compañeros se les garantiza viáticos, al igual que a los atletas convencionales, el gobierno nos ha garantizado condiciones para promover nuestro deporte”, indica.

Cada miembro de las selecciones de baloncesto en silla de ruedas masculino y femenino, asegura que dejarán su vida en la cancha para lograr la medalla de oro. Esperan jugar en la cancha del Polideportivo Alexis Argüello y desde el pitazo inicial van demostrar que son verdaderos guerreros y que la silla de ruedas no es impedimento para demostrar que son triunfadores.
mem/ybb

también te puede interesar