Deportes

Real Madrid conquista su undécima Liga de Campeones

Los merengues se imponen 5-3 en penales al Atlético de Madrid

Real Madrid
Real Madrid |

Redacción Central |

Tal y como sucedió hace un par de años, otra vez el Real Madrid y el Atlético de Madrid se abrazaron en un duelo dramático en la final de la Liga de Campeones de la UEFA, y nuevamente los blancos se llevaron la victoria, esta vez en penales, 5-3.

El buen fútbol desplegado por los “merengues” permitió que el central Sergio Ramos abriera el marcador a la altura del minuto 15 tras una jugada a balón parado que cobró Tony Kroos. Los desajustes en la defensa de “los colchoneros” permitieron a Ramos desmarcarse —algunos ángulo de la repetición sugieren que estaba ligeramente adelantado—, y mandar el balón al fondo de las redes.

Luego el Real Madrid controló el resto de la primera mitad con un Atlético que parecía a ratos perdido, o vencido. Lo más destacado de los colchoneros en esta etapa y lo que restó de encuentro fue Jan Oblak, su portero. El esloveno detuvo bajo los tres palos hasta lo indetenible.

Empero, algo sucedió en los vestidores durante el descanso, y los dirigidos por Diego Simeone saltaron al campo del Giuseppe Meazza en la segunda parte dispuestos a devorar la portería de Keylor Navas.

Pocos segundos habían transcurrido en el complemento y los del Atlético consiguieron un penal. Parecía que se empataba el marcador, pero Antoine Griezmann falló al estrellar el balón en la parte superior del travesaño.

Vino un shock generalizado entre los del Atlético, algo que el Real no pudo aprovechar, ya que comenzaron a verse totalmente agotados físicamente.

Los del Atlético, entretanto, se recuperaron de su desánimo por el error de Griezmann y comenzaron a apretar su marca, a llegar cada vez más hasta la portería de Navas.

Llegó entonces el minuto 79, Juanfran centró al área chica, y el belga Yannick Carrasco empujó el balón al desmarcarse de toda la defensa blanca, para poner el empate y desatar la locura en Milán.

Los del Atlético siguieron intentando marcar, pero el Real controló su defensa finamente para mandar el juego a tiempo extra.

Los blancos, evidentemente aquejados de dolores musculares en no pocos de sus jugadores, sacaron fuerzas de las galaxias que alimentan su talento para frenar el impulso de los del Atlético, y durante toda la primera mitad extra los presionaron en su campo. Cristiano Ronaldo, hasta entonces desaparecido, mostró una mejor cara y comenzó a comandar el campo.

No obstante, el tiempo extra terminó sin muchos sobresaltos y llegó la irremediable tanda de penales.

Cuatro veces seguidas anotaron los merengues, hasta que el propio Juanfran la estrelló en el poste. Vino Cristiano a cobrar el quinto, y con maestría puso el balón en las redes para enviar la Orejona a festejar a Cibeles, en la capital española, por undécima ocasión. Y Zinedine Zidane, el nuevo entrenador del Real Madrid en la temporada, salió de Milán por todo lo alto. Después de todo, no siempre se abre como director con una copa de la Champions League.
ros/ale

también te puede interesar