Deportes

Grandes del deporte mundial

Larissa Latynina reinó por 48 años entre los medallistas olímpicos

Larissa Latynina
Larissa Latynina |

Ariel Flores |

Nadia Comanecci fue la “perfecta”, pero Larissa Latynina alcanzó, y mantuvo durante 48 años, la excepcionalidad.

La rumana Comanecci se convirtió en la primera (Juegos Olímpicos de Montreal-1976) en tener la máxima puntuación otorgada por la gimnástica. La soviética (ucraniana) Latynina parecía resultar inalcanzable como la mayor ganadora de medallas olímpicas entre todos los deportistas en la historia en cualquier especialidad, hasta que en Londres-2012 el nadador estadounidense Michael Phelps la superó.

En tres Juegos de verano consecutivos, de Melbourne-1956 a Tokio-1964, pasando por Roma-1960, la representante de la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) conquistó 18 preseas, de las cuales nueve fueron de oro, cinco de plata y cuatro de bronce.

Nadie pudo hacer tanto hasta la cita en la capital británica, cuando el excepcional Phelps llegó a 22, con récord de 18 en las doradas.

En todos esos años los nueve títulos olímpicos de la soviética eran igualados solo por tres mortales, todos hombres: los atletas Paavo Nurmi (Finlandia, fondo y semifondo) y Carl Lewis (Estados Unidos, velocidad y salto largo) y el nadador norteamericano Mark Spitz.

Larisa Semyonovna Latynina, nacida el 27 de diciembre de 1934, primero practicó ballet, lo cual le facilitó esa plasticidad en la gimnástica que la llevó a debutar internacionalmente en el Campeonato Mundial de Roma-1954, donde no pudo hacerlo mejor: campeona en la competencia por equipos.

Su consagración llegó dos años después en los olímpicos de la ciudad australiana de Melbourne. Allí la porfía fue con la húngara Agnes Keleti (10 medallas en tres citas estivales), la estelarísima de entonces.

Latynina consiguió las preseas doradas en el all around, por colectivos, en piso –igualada con la magyar- y el caballo de salto, así como una plateada y otra bronceada. Keleti también obtuvo seis, pero cuatro fueron de oro y dos de plata.

La ucraniana concurrió a su segunda olimpiada, la de 1960 en la capital italiana, como amplia favorita, tras haber conquistado cinco de seis cetros disputados en la reunión del orbe precedente (1958).

En Roma fue la reina de esta disciplina, con ocho medallas, de ellas, cinco del más preciado color, dos de plata y una de bronce. Pero sobre todo lideró al equipo soviético, al ganar los cuatro aparatos del concurso completo y permitir que por combinados el triunfo fuera por un extraordinario margen de nueve puntos sobre el más cercano perseguidor.

A Tokio-1964 concurrió con esa aureola, mas ya con oponentes de mucha talla, una de las cuales, la checoslovaca Vera Caslavska (10 títulos olímpicos), la derrotó en el all around. No obstante, Latynina ganó como integrante del equipo y en los ejercicios en el piso, en ambas modalidades por tercera vez consecutiva, además de colgarse una presea de plata y dos de bronce.

Después del campeonato mundial de 1966, en el cual quedó segunda junto con su equipo, emprendió el camino del retiro en el deporte activo pero no se apartó de él, pues continuó como entrenadora.

En el conteo de medallas obtenidas en Juegos Olímpicos, detrás de la ucraniana se ubicaban entonces los también gimnastas Nikolai Andrianov y Boris Shakhlin, ambos compitiendo por la URSS, con 15 y 13, respectivamente (siete doradas en cada caso), y el esgrimista italiano Edoardo Mangiarotti con 13 (seis de oro).

Su labor llevó a Latynina a ser incluida en 1998 en el Salón de la Fama de la gimnástica.

también te puede interesar