Deportes

Singapur, una Babel olímpica

Singapur, 11 ago (PL) La llegada de deportistas de todo el planeta acentúa hoy el aire de Babel contemporánea que caracteriza a Singapur, donde conviven cuatro idiomas en una magra porción de tierra

Juegos Olímpicos de la Juventud
Singapur será la primera ciudad en albergar estos juegos en la historia. | Internet

Redacción Central |

Singapur, 11 ago (PL) La llegada de deportistas de todo el planeta acentúa hoy el aire de Babel contemporánea que caracteriza a Singapur, donde conviven cuatro idiomas en una magra porción de tierra

Con apenas 707 kilómetros cuadrados, esta Ciudad Estado habla a la vez en mandarín, tamil, malayo y un inglés contaminado por fuertes acentos que dificultan su comprensión.

Desde el mismísimo aeropuerto Changui, cada letrero está escrito en cuatro lenguajes y tres alfabetos, pues a las etnias locales parece no importarle demasiado entenderse entre sí.

De hecho, cada cultura está fuertemente arraigada, como se puede constatar en un simple viaje por el tren urbano, donde identificar a un singapurense es una misión imposible para cualquier extranjero.

Por ello resulta vital el trabajo de los voluntarios que laboran como traductores e intérpretes en los primeros Juegos Olímpicos de la Juventud, donde hay casi cuatro mil deportistas de todo el mundo.

Desde una oficina oculta en un resquicio de la laberíntica Villa Olímpica se coordinan los servicios de idioma, para atender las necesidades, quejas o dudas de las distintas delegaciones.

Al frente está Emma Jones, una alicantina que hace de directora de orquesta sin atril, atando cabos sueltos y supervisándolo todo, más en estos días iniciales de mucho trabajo y poco sueño.

Los recién llegados se reportan y siempre son bien recibidos, más si habla español y portugués, pues se dan pocos casos de políglotas como el cubano Javier Clavelo, otro anónimo hombre orquesta en la Villa.

Tanto Emma como Clavelo o el mexicano Gilberto Orozco llevan días casi sin pegar ojo, garantizando que todo fluya sin problemas para los delegados, y recibiendo y preparando a los nuevos voluntarios.

Todos admiten que este trabajo estresa y desgasta, pero lo asumen con el entusiasmo de saberse parte de la historia olímpica que comenzará a escribirse oficialmente a partir de mañana.

también te puede interesar