Deportes

Mundial de fútbol regresa al sur 32 años después

(Desde Pretoria, especial de PL para La Voz del Sandinismo) Con la celebración de su decimonovena edición en Sudáfrica, la Copa Mundial de fútbol regresa al hemisferio sur 32 años después de disputarse en Argentina.

Espectadores
Espectadores flamean sus banderas durante el concierto pre inaugural del Mundial, en el estadio Orlando en Soweto. | AP

Redacción Central |

(Desde Pretoria, especial de PL para La Voz del Sandinismo) Con la celebración de su decimonovena edición en Sudáfrica, la Copa Mundial de fútbol regresa al hemisferio sur 32 años después de disputarse en Argentina.

A partir de entonces se sucedieron siete versiones consecutivas en el norte, una secuencia que se romperá este viernes cuando arranque la competición en el estadio Soccer City de Johannesburgo, con el partido del grupo A entre los locales y México.

Numerosos especialistas han destacado las ventajas de disputar el certamen en una nación austral, pues la coincidencia con el invierno se traduce en menos cansancio para los jugadores y una mayor calidad en el juego.

Empero, además de Argentina, el Mundial sólo viajó al sur otras dos veces, Uruguay (1930) y Brasil (1950).

Varios veteranos colegas recuerdan de manera especial el nivel exhibido en Argentina-1978, en buena medida gracias a las favorables temperaturas, que retardaban la fatiga de los futbolistas.

Tras la lid argentina, las selecciones mundialistas se vieron sometidas en reiteradas ocasiones a los rigores del verano boreal, como en España-1982 y Estados Unidos-1994.

Ese último resultó particularmente duro, pues los cotejos se efectuaron en horarios diurnos y vespertinos para que pudieran ser observados en vivo en Europa.

No pocos participantes en la cita estadounidense, como el astro argentino Diego Armando Maradona y el DT mexicano Miguel Mejía, expresaron su desacuerdo con aquella disposición, al considerarla un atentado contra la salud de los jugadores.

Aunque no se sabe a ciencia cierta si por el calor, en ese período de 32 años se vivieron -o más bien se sufrieron- dos de los peores mundiales de la historia, Italia-1990 y Alemania-2006.

Analistas y aficionados confían en que el benévolo clima de esta fecha en Suráfrica tribute a disfrutar de un buen espectáculo deportivo.

En ninguna de las nueves ciudades concursantes las temperaturas máximas rebasan los 25 grados Celsius, mientras con la puesta del sol descienden a menos de 10.

Pese a las evidentes ventajas de jugar en esas condiciones, algunos doctores han alertado acerca de posibles lesiones en los jugadores si no realizan un calentamiento adecuado, en particular los suplentes.

Ya sea por el favorable clima u otros factores, la afición espera desde mañana disfrutar de un espectáculo superior al de Alemania-2006, donde las tácticas conservadoras avasallaron a la creatividad.

también te puede interesar