Deportes

Revisar el Clásico es una necesidad

Pienso que la estructura del Clásico hay que revisarla con mayor serenidad. Sistema de competencias, fecha, eliminación de cláusulas que impiden actuar con entera libertad a los jugadores entre otros aspectos

Redacción Central |

Pienso que la estructura del Clásico hay que revisarla con mayor serenidad. Sistema de competencias, fecha, eliminación de cláusulas que impiden actuar con entera libertad a los jugadores entre otros aspectos

Cuando justo se cumplirá un mes del partido entre Japón y Corea del Sur celebrado en el Dogers Stadium de los Ángeles que puso punto final a la II versión del Clásico Mundial de béisbol, de sus ecos solo quedan lejanos rumores y algún que otro tímido pesar por el fracaso total del béisbol Latino.

Organizado por iniciativa de los principales dirigentes de las Ligas Mayores, encabezado por el Alto Comisionado de las Mayores, Bud Selig, el certamen se puso en marcha en el 2006 y contó con muchos padrinos. Críticos, en realidad, muy pocos.

Nadie pensó en que el nacimiento de una criatura prematura debe ser estudiada de la cabeza a los pies.

No pretendo, aclaro, justificar derrotas, ni tampoco comparar que béisbol es mejor, si el asiático o el de América, o si los jugadores del lejano oriente son superiores a los afamados peloteros de la llamada mejor pelota que se juega en el mundo.

Me parece muy buena la idea de tener un Clásico Mundial con representantes de atletas de los Cinco Continentes, organizado cada cuatro años con todos los ingredientes que conlleva una cita de esa naturaleza.

He leído muy pocos comentarios que analicen la estructura de un torneo que apenas dura un mes, que se realiza, al parecer, con una final que como plaza única conlleva a Estados Unidos.

Oídos sordos también para aquellas opiniones que sustentan que el Clásico Mundial necesita dejar atrás algunas decisiones que limitan a los directores de equipos mover sus piezas de acuerdo a las necesidades de la competencia.

Resulta imperioso estudiar las ataduras de las cuales deben desprenderse los principales ejecutivos que manejan el torneo para buscar un equilibrio más razonable.

Es decir, que proporcione mayor justicia en cuanto a la confección de los grupos eliminatorios, si es prudente o no la doble eliminación y si la fecha en que se realiza el certamen es la adecuada.

En el 2006, por obra y gracia de un sistema de desempate, increíblemente quedó eliminado Estados Unidos, entró Japón, inferior que Corea del Sur en aquella cita y luego se coronó campeón.

Las Ligas Mayores deben pedir a las franquicias que no pongan impedimentas a muchos peloteros que quieren representar a su país, y que luego los dejan con la carabina al hombro, porque realmente el Clásico no es interés priorizado .

En marzo los equipos de las Mayores se preparan para la campaña regular que arranca en abril, y los dueños no quieren poner en riesgos a determinadas figuras.

Albert Pujols fue uno de los que quiso estar con República Dominicana, al final el NO de los Cardenales de San Luís le impidió representar a su país.

Me alarma también que se diga que los asiáticos dieron lección de béisbol a las llamadas Estrellas de las Grandes Ligas. No creo tanto eso, y no soy enemigo de los japoneses ni de los coreanos, al contrario, admiro su dedicación y su entrega total a ese juego que ellos adoran.

Más bien pienso que la estructura del Clásico hay que revisarla con mayor serenidad. Sistema de competencias, fecha, eliminación de cláusulas que impiden actuar con entera libertad a los jugadores entre otros aspectos.

Luis Sojo, mentor de Venezuela, se quejó antes de empezar el torneo de las normativas impuestas a determinados lanzadores, con lo cual le rompieron su esquema de rotación.

Espere un tiempo prudencial para ver como se manifestaban algunos medios de nuestro continente, y son muy pocos los que apuestan a una revisión de la competencia.

Más bien elogiaron la calidad de la pelota japonesa y coreana, cosa que me parece muy bien, pero obviaron precisar que el Clásico por ser tan corto, no puede medir la calidad real entre el Continente Asiático y el de América .

Nos diferenciamos hasta en el carácter, costumbres, disciplina, diferente manera tácticas de asumir el juego desde el punto de vista conceptual.

Ellos son laboriosos, es verdad, tienen su forma de concebir su estrategia, me parece muy bien. Pero cuando ellos optan por tocar la bola, nosotros los latinos, tal vez lo hagamos de otro modo, usamos más la fuerza, o nos vamos por jugadas que existen y que no necesariamente tienen que ver con el sacrificio.

Estoy muy seguro que Devi Johnson , es un gran director de equipo, que conoce la pelota asiática porque en sus años jóvenes jugó en la Liga Japonesa.

Es posible entonces que este hombre permita que a unos de sus pitcher estrellas le hagan seis carreras en dos entradas y no sea sustituido en un juego frente a Puerto Rico que le costaba la clasificación.

Es evidente que el staff de lanzadores y el resto de sus jugadores estaba lleno de cláusulas. Y él, Johnson, tenía que cumplirlas. Y las cumplió.

Edwin Serpa, titular de la Federación de Béisbol de Venezuela hizo declaraciones en esta propia página digital en la que expresa ampliar la presencia en el Clásico con selecciones de Brasil, Colombia, Nicaragua, Guatemala, Antillas Holandesas y Aruba.

Parece una locura, pero no es una locura. Serpa sabe lo que quiere. Propone el dirigente Bolivariano integrar cinco grupos donde clasifican dos por cada uno y a la semifinal asistirían ocho.

Realizar un sorteo y conformar dos llaves en un todos contratados de donde saldrán los cuatro que se verán las caras en una final sin cruce, es decir, sin muerte súbita.

La idea me parece muy buena, pero dudo mucho que los jerarcas de las Grandes Ligas aprueben este proyecto, en mi opinión, porque no se ajusta a la idea central del Clásico.

Nunca olvidar que las dos citas invernales fueron calificadas de éxito económico. Y con eso, es suficiente. ¿ Qué puede importar lo demás ?

¿ No es cierto ?

también te puede interesar