Curiosidades

¿A qué se enfrenta Nik Wallenda?

No solo la altura, el volcán Masaya ofrece mayores peligros para el acróbata estadounidense

Trapecista Nik Wallenda
Trapecista Nik Wallenda |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El volcán Masaya es uno de los más activos en Nicaragua. La volcanóloga estadounidense Jess Phoenix explica algunos de los retos a los que se enfrenta este miércoles el acróbata Nik Wallenda mientras cruza el volcán Masaya.

Los gases

Algunos de los gases más comunes que emanan de un volcán son HF (Fluoruro de hidrógeno), H2S (Ácido sulfhídrico), SO2 (Dióxido de azufre) y CO2 (Dióxido de carbono). Son altamente tóxicos y se hacen dolorosos al respirar. Lo que quiere decir que en cualquier momento podría asfixiar y nublar la visión del acróbata estadounidense.

Bombas volcánicas o bombas de lavas

Cuando el volcán “escupe” múltiples rocas generalmente no vienen desde arriba, sino en una dirección horizontal a mucha velocidad, por lo que es casi imposible esquivarla. Se tratan de masas de roca derretida de más de dos pulgadas y media de diámetro que se forman cuando el volcán o una fisura volcánica expulsa fragmentos viscosos de lava durante procesos eruptivos. Estos objetos incandescentes pueden viajar hasta 50 millas de distancia. En algunos casos cuando viajan largos trayectos se solidifican en el aire al entrar en contacto con la atmósfera fría, lo que las hace incluso más peligrosas. A veces pueden llegar a medir hasta casi 20 pies.

La lava en sí

Aunque lejana, no deja de ser un peligro inminente. Ubicada en lo profundo del volcán, tiene una temperatura de 2000 grados Fahrenheit (1093 grados Celsius) que producen un intenso calor y si estás cerca de ella, por supuesto, algo no irá bien.

Mel

también te puede interesar