Curiosidades

Para disfrutar la vida

Muchos son los consejos de psicólogos, filósofos y religiosos sobre cómo llevar mejor la vida

Disfrutar-la-vida
disfrutar la vida |

Oliverio Celaya |

La vida cotidiana a veces asusta, de ahí que filósofos, psicólogos y religiosos den su versión de cómo debe llevarse el día a día para tener un mejor desempeño, y por lo tanto acercarnos a la tan ansiada felicidad, o por lo menos al equilibrio.

De ahí que los especialistas siempre tengan algo para contarnos al respecto de temas tan necesarios como el que nos ocupa y traigan algunas recomendaciones bastante aplicables.

Por demás, existe la cotidianidad, la rutina, necesaria unas veces otras un poco agobiante, normalmente las personas hacen lo mismo todos los días, de ahí que las recomendaciones que traemos de parte de los expertos apunten a los pequeños detalles para hacernos la vida más llevadera.

Apreciemos algunas de estas soluciones al día a día, con ojo crítico, y también con optimismo y podremos sacarles el mejor provecho posible.

Empecemos por Saborea la comida. Desde hace miles de años, la comida no ha sido solo una cuestión de sustento para nosotros, los humanos, sino una experiencia culinaria.

Aunque comemos porque debemos hacerlo, también comemos porque disfrutamos de la comida. Comprométete con el placer que te trae la comida.

Deja que ruede alrededor de tu paladar antes de masticarla y tragarla. Considera cada bocado y cómo te hace sentir. Al comer de esta manera, también te sentirás más lleno porque extrajiste la mayor parte de la experiencia de tu comida.

Busca la belleza dondequiera que estés. Observa a tu alrededor con tu propia cámara privada y busca la cosa más hermosa la vista, sin importar dónde te encuentres.

Reflexiona sobre lo mundano. Piensa en las cosas más triviales y hazte preguntas sobre ellas; ¿Por qué ese pueblo se llama así, y quién le dio ese nombre? ¿Por qué los hombres adultos no usan shorts?.

Pregúntate a ti mismo cómo te sientes. Observa internamente tus pensamientos y emociones y trata de observarlos sin juzgarlos.

Mantén una conversación contigo mismo (¡claro que no en voz alta!) sobre las cosas que te molestan y trata de resolverlas dándote un buen consejo.

Camina más. Esto no es solo una cuestión de salud y deporte (aunque caminar no es una mala idea), se trata de estar presente en el medio ambiente sin los límites de los cristales.

Buscar razones para reír. ¿Todo es una broma para ti? Bueno, debería serlo, porque como todos sabemos, la risa es buena para ti.

Participa en conversaciones. Busca una conexión significativa (aunque fugaz) con personas, ya sean extraños o compañeros de trabajo con los que no estés tan familiarizado.

Disfruta el camino. El camino no es un inconveniente en su camino desde el punto A al punto B. Es el mundo. Presta atención al tráfico, pero también aprecie el clima, la vista, la música en la radio.

Comparte tu alegría. Cuéntales a las personas que amas las cosas que le trajeron alegría a tu corazón, hazlas reír, haz que reconsideren aquellas cosas que creen que son tediosas y aburridas, traduce tu alegría en juego y atrévete a ser un poco infantil.

Y por último, Escucha a tu cuerpo. Come si tienes hambre, pero detente cuando estés lleno. Si tus músculos se sienten adoloridos, estíralos. Si estás cansado, descansa un poco. Ignora las voces internas que le dicen que no está haciendo un buen uso de su tiempo. Disfruta.
mem/rfc

también te puede interesar