Curiosidades

Los niños e Internet:¡Alerta!

Existen riesgos que deben tener en cuenta

Los-niños-e-Internet
Riesgos de Internet |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Educación e Internet tienen buena relación en la actualidad, sin embargo el vínculo de los niños con este medio o ruta digital debe ser supervisado por los padres y familiares debido a los múltiples peligros que existen esa carretera.

Hasta hace algunos años, quizá una década, las preocupaciones que tenían los padres cuando sus hijos llegaban a la edad adolescente, aparte de cuestiones relacionadas con los estudios, se centraban en cosas como el primer consumo de alcohol, el coqueteo con las drogas, los riesgos ante un sexo sin protección, y peleas nocturnas tras una noche de fiesta, ahora hay otros.

Hoy día, sin duda, esto nos sigue sonando a todos los padres y madres de adolescentes y jóvenes, pero con una salvedad, la preocupación, si cabe, es aún mayor y más difícil de controlar.

El problema es que ahora tienen la costumbre de documentarlo todo con sus teléfonos móviles, tanto lo bueno como lo malo.

Y como nos confirma un estudio de empantallados.com, justo eso, la sobreexposición en internet, es la máxima preocupación que las familias tienen en la actualidad, por encima del uso abusivo u otros riesgos como el ciberbullying o el grooming.

Todo tiene un sentido particular, ya que hacer un uso no seguro o problemático de internet o redes sociales es lo que puede traer como consecuencia el resto de peligros asociados a las nuevas tecnologías.

Sabemos que WhatsApp, Instagram y Youtube son las aplicaciones que más utilizan los adolescentes y jóvenes y por lo tanto las más peligrosas para los menores.

Si, además, pensamos que, como nos confirman un seis por ciento de los padres, les compraron los dispositivos cuando tenían de 11 a 12 años, la necesidad de supervisar y controlar a esas edades el rastro personal que puedan ir dejando por la red es muy necesaria.

Se trataría de todos los rastros que dejamos al navegar por internet: los comentarios que hacemos en las redes sociales, fotografías o vídeos que subimos a las plataformas, los likes en las publicaciones, las descargas de apps, llamadas de Skype, uso de mensajería instantánea, y registros de correo electrónico.

En definitiva, un historial online que, potencialmente, puede ser visto por otras personas o almacenado en una base de datos.

También tenemos que saber que la manera en que funcionan los dispositivos móviles actualmente hace que generen una huella digital más indiscreta.

Los smartphones reducen la capacidad de los usuarios de conectarse de forma anónima, ya que son los desarrolladores quienes tienen todo el control de la información que se envía a otros servicios o terminales.

Es más, muchas veces los servicios de localización están habilitados por defecto, o se incluyen en un conjunto de permisos que se solicitan al usuario al instalar la aplicación, por lo que podríamos ser geolocalizados al momento por cualquier persona.

Por lo tanto, los padres del momento tienen que tener claros estos conceptos y actividades electrónicas en las que pueden ser poner en peligro la educación y crecimiento de los menores.

mem/rfc

también te puede interesar