Curiosidades

Perros y niños, algo a atender

Existen algunas alertas a la hora de escoger a las mascotas de los más pequeños

Perros-y-niños,-algo-a-atender
Mascotas preferidas por los niños |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Los perros constituyen una de las mascotas preferidas por los niños, de ahí que muchos investigadores realicen ciertas recomendaciones en este binomio que puede ser muy satisfactorio pero es necesario cuidar.

Un reciente reporte europeo de prensa señale que según los Centros para el Control de las Enfermedades en Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), casi cinco millones de personas son mordidas por perros al año en ese país y los menores están en mayor riesgo que los adultos.

Las mordeduras de perros pueden causar significativas lesiones físicas y psicológicas. Los mordiscos en la cara frecuentemente requieren cirugía reconstructiva para sanar las heridas que pueden ir desde daños a los nervios hasta pérdida de tejido.

Ciertas razas son conocidas por ser más agresivas y muerden más frecuentemente o causan daños más severos, pero un nuevo estudio encontró que en casi 60 por ciento de los casos, la raza del perro que mordía era desconocida.

Los investigadores del Centro Médico Wexner de la Universidad de Ohio, Estados Unidos, dicen que su investigación puede servir de guía para los padres a la hora de adquirir un perro para sus hijos.

El estudio, publicado en el International Journal of Pediatric Otorhinolaryngology, explora el riesgo de lesiones en la cara de los niños por mordedura de perro y la severidad de las heridas según la raza, el tamaño y la estructura de la cabeza del animal.

Los investigadores encontraron que los pit bulls y los perros de raza mixta presentan el mayor riesgo de morder y causar más daños. Lo mismo encontraron con los perros que tienen cabezas anchas y más chatas que largas, que pesan entre 30 y 45 kilos.

Para el análisis, repasaron 15 años de casos de traumas faciales relacionados con perros del Hospital Infantil Nationwide y del Sistema de Salud de la Universidad de Virginia, y los combinaron con una extensa investigación de documentación sobre mordeduras de canes que reportaban la raza a lo largo de más de 45 años.

Por tanto tal estudio motivo ciertas recomendaciones, como asignar un lugar de descanso para el perro lejos de donde los niños que corren y juegan.

La mayoría de las mordeduras en el entorno familiar ocurren cuando el perro está descansando.

Enseñarles a los niños a no invadir el espacio del perro cuando está descansando. Los niños no deben acercarse o tocar al perro cuando está comiendo, otro ejemplo.

Nunca permitir que un niño trate de recuperar un juguete o alimento que el perro le haya quitado. Instruir al niño a que busque la ayuda de un adulto.

El adulto debe prestarle atención a la interacción entre el menor y el animal. Si no lo puede hacer, se recomienda crear una barrera entre los dos, como una rejilla en la puerta o un cajón para el perro.

Los niños pequeños son especialmente vulnerables porque pueden no percibir las sutiles señales que apuntan a que un perro pueda morder, comentan los expertos.

Las circunstancias que motivan a un perro a morder pueden variar y verse influenciadas por el comportamiento particular de una raza y por el de las víctimas, los padres y los dueños de los animales.

Por tanto, es necesario tener en cuenta estas sencillas pero eficaces recomendaciones a la hora de tener un perro en casa, y sobre todo si se tienen niños.
mem/rfc

también te puede interesar