Curiosidades

Kodokushi: un estilo de muerte (+Fotos)

En solitario. Un fenómeno en auge en Japón

1
Kodokushi |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Se entiende como kodokushi o muerte solitaria a un fenómeno en auge en el país nipón, hasta el punto de convertirse en una problemática social. Se trata, tal y como indica la traducción del término, del proceso por el cual una gran cantidad de personas fallece en la más absoluta soledad en sus casas, siendo su muerte desconocida por un tiempo y por lo general siendo encontrados días o semanas más tarde debido a los olores propios de la descomposición.

Generalmente este fenómeno se observa en personas de a partir de cuarenta y cinco-cincuenta años de edad, especialmente en el caso de los hombres. En muchas oportunidades no tienen relaciones cercanas de amistad y no han llegado a formar una familia (siendo muchos de ellos solteros), o bien a pesar de conservar vínculos familiares no se veían de manera frecuente o cotidiana. Suele tratarse de personas que están solas en los últimos momentos de su vida, generalmente ancianos.

Sin embargo también se han observado casos en personas jóvenes que no consiguen medios para subsistir, así como también en sujetos que padecen alguna discapacidad psíquica o están en situación de dependencia o ante enfermedades graves en aquellos que viven solos y no tienen contacto o red de apoyo social.

Los primeros casos de kodokushi conocidos aparecieron por primera vez en la década de 1980, y desde entonces el fenómeno no ha dejado de aumentar con el paso de los años. Si bien puede pensarse que este es un fenómeno que de hecho se da en todo el mundo (y de hecho desafortunadamente lo es, conociéndose casos de personas que fueron encontradas días o semanas después de su muerte tras haber notificado los vecinos la presencia de olores), en Japón este fenómeno es extremadamente frecuente: sólo en 2008 y en la ciudad de Tokio se hallaron más de dos millares de personas muertas en la más absoluta soledad.

De hecho, se estima que alrededor de entre el 4 y el 5% de los funerales del país nipón se vinculan a este tipo de muerte. Y no se detiene: cada vez más y más personas fallecen olvidadas, sin lazos con el entorno y sin que nadie note su falta. Se trata de algo tan habitual que incluso existen empresas especializadas en la limpieza de los hogares de estas personas, de cara a eliminar tanto las pertenencias como las manchas dejadas por los efluvios de los cuerpos en las superficies de los inmuebles (recordemos de que muchos han estado descomponiéndose semanas e incluso meses).

Las causas concretas de la muerte varían enormemente en cada caso, si bien es habitual encontrar casos de accidentes cerebro-vasculares, infartos, inanición o falta de nutrientes o consecuencias de adicciones, entre ellas la cirrosis derivada del alcoholismo (empleado a menudo para aliviar la sensación de soledad).

El kodokushi no tiene una única causa, siendo un fenómeno multicausal, pero por lo general se considera que su elevada prevalencia es debida principalmente a las dificultades que puede generar la combinación de un estilo de vida tan exigente y centrado en lo profesional, factores culturales y el envejecimiento progresivo de la población.

Entrando en mayor detalle, una de sus principales causas y a su vez uno de sus elementos definitorios es la soledad: el elevado nivel de exigencia profesional y la búsqueda constante de la excelencia hacen que gran parte de la población nipona deje de lado aspectos tan relevantes como las relaciones sociales y la vida personal, permaneciendo una proporción relevante de personas solteras (de hecho, en algunos sectores alrededor de una cuarta parte de la población de más de cincuenta) y con poco contacto social.

El fenómeno ha llegado a tal nivel (y no solo en Japón, siendo algo cada vez más frecuente en todo el mundo), que se ha hecho necesario empezar a establecer medidas preventivas. En el país nipón, por ejemplo, el gobierno colabora con las compañías de luz y agua para intentar detectar el cese repentino del uso de dichos suministros que podrían vincularse con un caso.

Las políticas educativas y el favorecimiento de valores más prosociales y comunitarios también podrían resultar de ayuda, así como la búsqueda de un fortalecimiento de los lazos familiares y la integración sociocomunitaria a través de actividades, dispositivos y eventos.

Mel/bga

también te puede interesar