Curiosidades

¿Si voy al cosmos me rejuvenezco?

Durante los viajes al espacio existen determinadas condiciones para la fisiología del ser humano

Estudio-gemelos
"Estudio de los gemelos", |

Oliverio Celaya |


El cosmos y el ser humano cuentan con una simbiosis un tanto significativa, sobre todo en cuanto al envejecimiento uno de los temas que los científicos de la actualidad, y desde hace mucho, tratan con vehemencia.

De ahí que la NASA acabe de divulgar los resultados de su mayor investigación sobre este tema, el llamado «Estudio de los gemelos» o Twin Study. El estudio, publicado en la revista Science, es crucial para comprender el impacto en el cuerpo humano de futuras misiones a Marte.

Se trató de una oportunidad única. Los científicos analizaron los cambios experimentados por el astronauta Scott Kelly durante 340 días en la Estación Espacial Internacional (EEI) entre 2015 y 2016. Y los datos se compararon con los de su hermano gemelo Mark, que permaneció en la Tierra.

Los hoy astronautas retirados de la NASA fueron sometidos a numerosos controles antes, durante y después de la misión de Scott, que tenía 52 años durante la misma, y cuyas muestras fueron enviadas a la Tierra. Más de 80 expertos de 12 universidades formaron 10 equipos de trabajo para analizar la información.

Algunos de los resultados eran esperados, como la pérdida de densidad ósea, alteraciones en la microbiota, aumento en marcadores de inflamación y cambios en la estructura del globo ocular.

Pero Scott Kelly también experimentó cambios genéticos que los científicos no logran explicar. Como ser
«Más joven en el espacio»

Una de las grandes sorpresas fue el cambio en los telómeros, los extremos de los cromosomas que aseguran su replicación correcta durante la división celular.

Se sabe que estos extremos se acortan como resultado del estrés, y están relacionados con el envejecimiento.
Los telómeros se acortan a medida que envejecemos, y eso aumenta el riesgo de enfermedades de mayor incidencia en personas mayores como problemas cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

Pero en el caso de Scott, los telómeros en sus glóbulos blancos se alargaron durante su estadía en el espacio. La encargada del equipo que analizó los biomarcadores relacionados con la edad, Susan M. Bailey, de la Universidad estatal de Colorado, dijo que «fue realmente sorprendente» constatar que se produjo ese alargamiento.

Bailey bromeó que este cambio en los telómeros «no puede ser visto como una fuente de juventud, que haga que la gente espere vivir más cuando está en el espacio». Por otra parte, tras el regreso de Scott a la Tierra, sus telómeros sufrieron un rápido acortamiento.

Los telómeros del astronauta son más cortos ahora que antes de la misión, lo que podría aumentar el riesgo de un envejecimiento más rápido.

También se registraron cambios significativos en la expresión de genes o epigenética, que refleja cómo el cuerpo reacciona a las presiones de su ambiente. Los científicos observaron en Scott modificaciones en la expresión de genes que ayudan al cuerpo a producir energía y de genes relacionados con el sistema inmunológico.

Más del 90 por ciento de esos genes volvieron a la normalidad seis meses después de que el astronauta regresó a la Tierra.

Pero «un pequeño porcentaje de genes relacionados con el sistema inmunológico y la reparación de ADN no volvieron a sus niveles de base anteriores», señaló la NASA.

Los investigadores no saben cuál es la explicación, ya que es muy difícil aislar la variable responsable entre todas las condiciones «anormales» que enfrentan los astronautas en el espacio: microgravedad, cambios en la dieta, mayor estrés por vivir en un espacio cerrado y mayor exposición a la radiación, entre otros.

De cualquier manera todo parece indicar que en el cosmos se va mejor con el tema de la edad, con el problema de que sería necesario permanecer allí por el resto de nuestras vidas. Nada, una elección.
mem/rfc

también te puede interesar