Curiosidades

Yoga, milenario y de moda

Las prácticas milenarias se actualizan en el presente y facilitan la salud

Yoga-milenario-y-de-moda
Prácticas milenarias |

Oliverio Celaya |

El ser humano de hoy en día está muy preocupado por la salud. Esta afirmación la corroboran los millones de terrícolas que realizan diferentes tipos de estilos y prácticas, además de caminar y correr.

Entre estas formas de ejercitarse cobra cada día auge el yoga, una práctica hindú milenaria y que sin embargo cada año es más moderna como en este 2019, cuando se incluye entre las preferidas por muchas personas para cuidar el cuerpo.

Existen incluso prácticas de yoga con gatos, con perros, o yoga aéreo –quizás el más reciente- que significa realizar esta práctica colgado de unas bandas de tela atadas al cielo.

El yoga (del sánscrito yoga ‘unión’) se refiere a una tradicional disciplina física y mental que se originó en la India. La palabra se asocia con prácticas de meditación en el hinduismo, el budismo y el jainismo.

La unión del alma individual con la divinidad (Brahman, Shiva, Visnú, Kali.), entre los que tienen una postura religiosa de tipo devocional.
La percepción de que el yo es espiritual y no material, entre los que tienen una postura espiritualista. El bienestar físico y mental, entre los que tienen una postura racionalista (atea o agnóstica).

Por demás, la palabra española Yoga proviene del sánscrito yoga, que a su vez procede del verbo yuj- (en AITS): colocar el yugo (a dos bueyes, para unirlos), concentrar la mente, absorberse en meditación, recordar, unir, conectar, otorgar.

El verbo yuj- es un cognado de la misma raíz indoeuropea de los términos castellanos Yugo y Conyugal.

La fotografía del libro Mohenjo Daro and the Indus Civilization (del arqueólogo británico sir John Marshall; Londres, 1931) que muestra un sello de esteatita del 1600 a. C. es un referente.

Se puede ver la imagen de una persona sentada sobre una mesa baja. Marshall creyó que podría ser el dios indio Shivá sentado en meditación, por lo que afirmó que el yoga había sido creado en el II milenio a. C.

El arqueólogo británico sir John Marshall descubrió en Mohenjo-Daro (Pakistán) un sello con figuras, registrado hacia el siglo XVII a. C., de la cultura del valle del Indo.

En 1931 publicó su interpretación, imaginando una supuesta criatura antropomorfa con cuernos, en una posición sentada con las piernas cruzadas. Marshall elaboró cuatro hipótesis, aún no confirmadas: El varón sentado sería el dios hinduista Shiva.

Otros escritores occidentales, entre ellos el historiador de las religiones Mircea Eliade (1907-1986), y Georg Feuerstein creyeron que esa proposición era suficiente prueba de que en la cultura del Indo se conocía el yoga.

En realidad se desconoce si una persona retratada en un sello, sentada con las piernas cruzadas, está practicando «una forma primitiva de yoga» (Feurstein, 1979).

Existen originalmente varios tipos de yogas. raya yoga (habitualmente identificado con astanga yoga), gñana yoga y karma yoga, con distintos tipos de complicaciones.

Por su parte, el hatha yoga es el más difundido en todo el mundo, y es conocido por sus asanas (o posiciones corporales).

Se trata de un sistema de posturas físicas cuyo propósito es lograr que el cuerpo esté apto para la meditación.

Las asanas generan serenidad física y mental; de tal forma que un yogui devoto pueda sentarse durante varias horas en una postura de meditación sin sufrir fatiga o inquietud. Una de sus asanas principales es padmasana (o posición de loto) y el Saludo al sol (Suria namaskar).

Estas prácticas y las diferentes posturas permiten limpieza del tracto intestinal, por ejemplo, los músculos y órganos, y ponen en equilibrio el cuerpo de ahí su popularidad y que este año incluso aparezcan modalidades mas occidentalizadas como el Yoga aéreo mencionado.
mem/rfc

también te puede interesar