Curiosidades

Otra vuelta de tuerca sobre pulseras inteligentes

Esos artefactos están de moda y seguirán por muchos años más

pulseras-inteligentes
Pulseras inteligentes |

Oliverio Celaya |

Las pulseras inteligentes facilitan la vida, sobre todo de la gente joven, pero también de mayores que comprenden la necesidad de mantenerse en movimiento, y quizás no tanto correr como hacer caminatas, muy buenas para la protección cardiovascular.

Pues el caso es que estas pulseras dan mucho que comentar en el mundo comercial, pues cada año crece la demanda de los diferentes tipos y modelos.

En 2017 se vendieron más de 125 millones de wearables en todo el mundo, según datos de IDC (International Data Corporation).

Se menciona como wearables pero fundamentalmente apuntan a las mencionadas pulseras o manillas y relojes.

Esta cifra supone un aumento del 20,4 por ciento con respecto al año anterior (a 2016). De entre todos los dispositivos que engloba esta categoría, los más populares son las pulseras de actividad, unos gadgets inteligentes que se llevan en la muñeca como un reloj y poseen la particularidad de vincularse y sincronizarse con el smartphone para recopilar datos.

Pero, lo que las hace atractivas tiene una referencia bastante amplia. Obtienen y analizan información sobre pasos, ritmo cardíaco, distancia recorrida, calorías gastadas o del ciclo del sueño.

La mayoría, además, se convirtió en una extensión del teléfono móvil y muestran en sus pantallas todas las notificaciones que reciben. Algunos incluso poseen memoria interna para almacenar (y reproducir) música.

Desde los 25 euros se cuenta la de Xiaomi (ya pasó por la 1, 1s, 2 y ahora la 3) hasta los casi 350 de FitBit, la variedad de precios y de ofertas logra que este mercado obtenga tanto éxito en todos los sectores de la población.

Además, algunos médicos ya recomiendan su uso ya que pueden predecir varios marcadores de riesgo de enfermedades cardiovasculares como la obesidad, la hipertensión arterial o el nivel alto de azúcar en la sangre.

Sin embargo, las creadas por compañías chinas ganan fuertemente terreno, sobre todo por tener una excelente relación calidad-precio, más baratas y con el mismo tipo de uso.

Los próximos protagonistas del mercado wearable serán el Smart clothing (la ropa inteligente) y los Hearables sets, que no son más que dispositivos digitales que se integran en el oído para proporcionar un feedback auditivo de notificaciones o actualizaciones sobre el tiempo o las noticias.

Así lo vaticina el mencionado estudio de IDC, que también refleja que el mercado de pulseras de fitness sufrirá inflación debido a la sobresaturación de propuestas de bajo coste.

Pero que no cunda el pánico, dicen los expertos, seguirá siendo la primera opción de los usuarios: de las 47 millones de unidades vendidas en 2018, se pasará a 52 millones de dispositivos de bajo coste en 2021.

Volviendo al ejemplo de Xiaomi, sobre todo el caso de Mi Band 2 (la más vendida en 2017) su precio reducido no supone una limitación de sus funciones.

Con medidor de frecuencia cardiaca, está pensado para ser totalmente funcional. Su pantalla OLED no solo se enciende al pulsar el botón, también lo hace de forma automática cuando el usuario girar la mañeca.

Aunque solo funciona en vertical, no es impedimento para desplazarse, con la ayuda de su botón táctil, a través del menú con la hora, pasos, distancia, calorías, ritmo cardiaco y batería restante.

Es resistente al agua, a la lluvia o la suciedad e incluso podría sumergirse durante media hora hasta un metro de profundidad. Además su aplicación se sincroniza tanto en android como en iOS de forma sencilla. Y ahora está en el mercado la versión 3, con novedades.

Sea una u otra, evidentemente este tipo de dispositivo, al margen de las evaluaciones del mercado supone el incremento de la ayuda de la tecnología a la vida y la salud del hombre moderno.
mem/rfc

también te puede interesar