Curiosidades

El ajo, ese amigo del ser humano

Producto de mucha ayuda en la alimentación humana, beneficio para la salud y la gastronomía

ajo
Ajo |

Oliverio Celaya |

El ajo es muy importante en la alimentación humana. Esta afirmación forma parte de las coincidencias entre médicos e investigares, además de ser para muchas personas un producto agrícola muy necesario en las distintas culinarias mundiales.

Algunos comentarios ilustran lo que en la actualidad debemos conocer sobre el ajo.

Un viejo dicho reseña que si comes ajo, puedes mantener alejados a los vampiros en la noche. Pero, ¿cuál es el origen de este dicho y realmente tiene algún significado?

La idea de que puede matar a los vampiros y otras criaturas de la noche era una creencia popular que alguna vez fue común entre las comunidades de Europa Central.

Se pensaba que la pungencia abrumadora del ajo protegería a los demonios, hombres lobo y vampiros de la casa. Otras culturas creían que el ajo es una reliquia de Satanás que debe evitarse a toda costa. Si bien estas supersticiones pueden parecer extravagantes, en ellas aún existe un poco de verdad, pero existe una parte sumamente buena y agradable.

El ajo es la cura de antibióticos más poderosa que ofrece la naturaleza. Esta hierba de aspecto simple se puede usar para tratar una serie de afecciones relacionadas con el corazón y la sangre, como la presión arterial alta o el colesterol alto, e incluso es utilizada por algunos para prevenir cánceres comunes, como el de estómago, colon e incluso cáncer de mama.

Esto se debe a una sustancia química llamada alicina, el mismo elemento que hace que el ajo huela y probablemente la razón de la creencia popular en los vampiros.

Los estudios demuestran que la alicina puede ofrecer una gran ayuda en la pérdida de peso e incluso puede ayudar a curar el resfriado común.
Sin embargo, es importante tener en cuenta que los maravillosos poderes del ajo se optimizan cuando el ajo está completamente crudo, pelado y triturado, y cuando se consume solo como medicamento.

Pongamos algunas enfermedades como ejemplo del empleo del ajo, en primer lugar como cura para el frío y la fiebre.

Una cura efectiva para el resfriado y la fiebre es el té de ajo. Para hacer el té, hierve un poco de agua y tritura 1-2 dientes de ajo fresco (pelado) y colócalos en el fondo de la taza.

Luego agrega agua caliente, limón y un poco de miel (para aliviar el sabor) y bébelo todo de una vez. Repite varias veces al día hasta que desaparezcan los síntomas de la fiebre o el resfriado.

Pero también puede tratar la piel y las infecciones por hongos. En ese caso para tratar infecciones de la piel o hongos, el ajo se puede usar tópicamente a diario.

Aplica una rebanada de ajo a una verruga regularmente (aproximadamente dos o tres veces por día) y sorpréndete con la mejora.

Y por último mencionan al ajo como antibiótico. Como se explicó anteriormente, para usar el ajo como antibiótico, lo mejor es consumir la hierba regularmente.

Los estudios demuestran que comer ajo crudo al inicio de la intoxicación por alimentos puede matar a las mortales bacterias E.coli, Staph y Salmonella. Picar el ajo y beberlo en un té, esta vez sin limón, y un poco de miel, y la intoxicación seguramente desaparecerá.

Así que ya sabe, y esto es solo por hablar de asuntos médicos, pues el ajo otorga un sabor particular a las comidas y condimenta nuestra vida de una manera particular.
mem/rfc

también te puede interesar