Curiosidades

El complejo mundo de la Enanas Blancas

Existen estrellas con nombre curioso y significativo

El-complejo-mundo-de-la-Enanas-Blancas
Enanas Blancas |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El mundo estelar y de la astronomía está plagado de asuntos interesantes como es el caso del estudio de las estrellas, y dentro de ellas podemos citar a las Enanas Blancas una atractiva denominación de los científicos.

Una enana blanca es un remanente estelar que se genera cuando una estrella de masa menor que 9-10 masas solares agotó su combustible nuclear.

De hecho, se trata de una etapa de la evolución estelar que atravesará el 97 por ciento de las estrellas que conocemos, incluido el Sol.

Las enanas blancas son, junto a las enanas rojas, las estrellas más abundantes del universo. El físico británico ya fallecido, Stephen Hawking, en el glosario de su conocida obra Historia del tiempo, define la enana blanca de la siguiente manera:

“Estrella fría estable, mantenida por la repulsión debida al principio de exclusión entre electrones.” Si esto no le dice nada, como a este periodista, neófito en física y ciencias, sigamos adelante con algunas notas de investigadores al respecto.
Las enanas blancas están compuestas por átomos en estado de plasma; como en su núcleo ya no se producen reacciones termonucleares, la estrella no tiene ninguna fuente de energía que equilibre el colapso gravitatorio, por lo que la enana blanca se va comprimiendo sobre sí misma debido a su propio peso.

La distancia entre los átomos en el seno de la misma disminuye radicalmente, por lo que los electrones tienen menos espacio para moverse (en otras palabras, la densidad aumenta mucho, hasta órdenes de 106 g/cm3, varias toneladas por centímetro cúbico).

A estas densidades entran en juego el principio de indeterminación de Heisenberg y el principio de exclusión de Pauli para los electrones, los cuales se ven obligados a moverse a muy altas velocidades, generando la llamada presión de degeneración electrónica, que es la que efectivamente se opone al colapso de la estrella.

Pero las densidades mencionadas son tan enormes que una masa similar a la del Sol cabría en un volumen como el de la Tierra, y solamente son superadas por las densidades de las estrellas de neutrones y de los agujeros negros. Las enanas blancas emiten solamente energía térmica almacenada, y por ello tienen luminosidades muy débiles.

Durante el siglo XIX, las técnicas de medir la posición de las estrellas se volvieron lo suficientemente precisas como para poder detectar cambios muy pequeños en la posición de algunas de ellas.

Friedrich Bessel, en 1844, utilizando estas técnicas percibió que las estrellas Sirio (a Canis Majoris) y Procyon (a Canis Minoris) estaban variando sus posiciones, por lo que dedujo que estos cambios de posición eran debidos a una estrella invisible hasta entonces.

Bessel estimó que el período de dicha estrella sería de, aproximadamente, medio siglo. C.H.F.Peters calculó una órbita para dicha estrella en 1851.

Y si sigue sin entender nada, puede resumirse, que aprendemos de las estrellas lo que interpretamos de la luz que nos envían.

Mel/Rfc

también te puede interesar