Curiosidades

Demencia y viaje

Consejos para viajar con una persona con algún tipo de demencia

foto
Alzheimer |

B. García |

Antes de emprender el viaje debemos tener en cuenta los siguientes factores:

Para un paciente con Alzheimer, la rutina es esencial. Las personas con demencia experimentan una mayor dificultad a la hora de intentar hacer cosas nuevas porque la enfermedad deteriora gradualmente su capacidad para planificar, iniciar o completar una actividad.

Por eso, las interrupciones en la rutina diaria, como unas vacaciones, pueden elevar su ansiedad. Y el viaje es una fuente de situaciones impredecibles. Unas vacaciones suponen enfrentarse a nuevas caras, a un nuevo entorno, a un cambio en las rutinas o, incluso, a un cambio de hora. Afrontar todos estos cambios puede ser un desafío para nuestro ser querido.

Una persona con demencia es más sensible al hambre, al cansancio y al malestar. La comunicación para nuestro ser querido se ha convertido en un proceso más difícil. Luego encontrará dificultades para manifestar su malestar, lo que posiblemente se termine traduciendo en que la persona se muestre agitada o confusa.

Contemplar la posibilidad de que nuestro ser querido sufra un episodio de incontinencia y, por lo tanto, prepararse para esta.

-Es conveniente que nuestro ser querido esté acompañado por dos personas al menos durante el viaje.

-Antes de emprender un viaje más largo, probar con un traslado corto de un fin de semana.

-Ser flexible y tener preparado un plan B por si tenemos que cancelar el viaje o acortarlo. Contratar un seguro de viaje puede ser una buena opción para poder hacer frente a los cambios.

En caso de que elijamos tomar el avión, la Asociación de Alzheimer de Estados Unidos nos proporciona las siguientes recomendaciones:

-Intentar que el vuelo sea directo.
-Si durante el trayecto se necesita hacer conexiones, organizarlas de forma de que tengamos mucho tiempo para tomarlas.
-Hacer las reservas con tiempo para que podamos seleccionar el asiento.
-Ir al lavabo antes de comenzar el vuelo, así evitaremos tener que usar los aseos del avión.
-Viajar con poco equipaje para no tener que ir muy cargados y poder estar pendiente de nuestro ser querido.

Una vez instalados, lo más importante es volver a recuperar la rutina que se tenía antes del viaje y estudiar el nuevo lugar para evitar posibles recaídas o que la situación se nos vaya de control.

Mel/Bga

también te puede interesar