Curiosidades

Archie, el canguro albino

Constituye un ejemplo de diversidad en la naturaleza, ahora como anfitrión principal del zoológico de Skopje

Archie, el canguro albino
Archie, el canguro albino |

Oliverio Celaya |

El zoológico de Skopje, en Macedonia, exhibe a un canguro albino que es la delicia de los niños sobre todo atraídos por esa curiosidad del mundo animal.

Realmente el animal se nombra Archibald, pero los cuidadores le apodaron cariñosamente como Archie, y realmente los pequeños lo conocen por ese mote. Se trata de un pequeño canguro albino que acaba de abandonar el marsupio de su madre tras meses de desarrollo corporal.

El pequeño níveo dejó su bolsa hace poco maravillando a los guardas del zoo con la primera visión de un canguro blanco con ojos, garras y orejas rosadas.

Al respecto la jefa de cuidadores, Biljana Drnkova, señaló que cuando Archie nació era tan pequeño como un osito de gominola.

Al principio nadie pudo verlo de cerca por lo que no teníamos ni idea de que iba a ser albino. Estuvo mamando en el marsupio de su madre durante seis meses y sólo lo vieron cuando por fin decidió salir.

Archie no es el único canguro albino del zoo de Skopje. Una hembra, Piksi, vive en el rincón australiano de este parque desde hace un par de años y es uno de los animales más accesibles, al que los visitantes pueden tocar y tomar fotos.

El recién llegado pertenece a la familia de los ualabíes, un macropódido considerablemente más pequeño que un canguro, y es el séptimo de esta especie en el zoo. De hecho, Drnkova asegura que la madre de Piksi es también tía de Archibald.

El albinismo aparece como resultado del apareamiento entre familiares. Los canguros de ese zoo son parientes cercanos, por lo que les gustaría a los expertos tener nuevos animales de este tipo para lograr más variedad genética.

Dijeron los cuidadores que es muy complicado criar y mantener sanos a los albinos. Tienen un sistema inmunológico 50 por ciento más débil que los demás animales. Por este motivo las crías albinas están fácilmente expuestas a infecciones y enfermedades y la lactancia es mucho más difícil.

Archibald todavía no se aleja demasiado de su madre, Shiksi. Sólo en raras ocasiones salta algo más allá, para explorar sus alrededores, donde mastica pequeñas ramitas y hojas del suelo, para volver a esconderse rápidamente a la bolsa que ha sido su hogar durante meses.

Los canguros adultos de Skopje se alimentan de heno, hierba fresca, avena, maíz, cebada y frutas y verduras de temporada. Los guardas evitan darles productos que contengan gluten y lactosa pues afirman que podrían desarrollar alergias.

Aunque expertos australianos en canguros ya desarrollaron leche de fórmula específica para albinos, esta no puede ser exportada, cuentan los empleados del zoo macedonio.

Mientras el interés del público por el bebé canguro aumenta y los niños se congregan frente a la valla para verle, el zoo solicita a los visitantes que no intenten alimentar a Archibald por su cuenta.

El jardín zoológico de Skopje fue fundado en 1926 con un tamaño inicial de cuatro hectáreas y con el tiempo creció hasta las 12 hectáreas actuales que sirven de hogar a 500 animales de 100 especies de mamíferos, aves, insectos y reptiles.

Skopje es la capital de la República de Macedonia, en el centro de la península balcánica. A lo largo de la historia, la región estuvo bajo el dominio de romanos, bizantinos y otomanos.

El Puente de Piedra, que data del siglo XV, conecta el Viejo Bazar Otomano (llamado Caršija en macedonio), en la orilla norte del río Vardar, con la contemporánea plaza Macedonia del sur de la ciudad. La fortaleza de Skopje o de Kale mira hacia río y defendió la ciudad durante siglos.

El término canguro es el nombre común que se utiliza para designar a las especies de mayor tamaño de la subfamilia Macropodinae, tal como el término ualabí se utiliza para denominar a las de menor tamaño.

Se utiliza también a veces en un sentido más amplio, o extenso, para referirse a casi todos los miembros de la familia de los macrópodos.

Sin embargo, el término no responde a una clasificación científica, por lo que especies pertenecientes a un mismo género (agrupación de especies estrechamente relacionadas entre sí) pueden ser llamadas canguro, ualabí o ualarú, sólo dependiendo de su tamaño.

Existen muchas especies denominadas canguro, y aquí se ven reflejadas tres de ellas: El canguro rojo (Macropus rufus), el cual es el mayor de los canguros y el mayor de los marsupiales aún en existencia. Los canguros rojos ocupan el centro árido y semi-árido de Australia. Un macho adulto puede medir 1,5 m de altura y pesar 85 kg.

El canguro gris oriental (Macropus giganteus), menos conocido que el canguro rojo, pero avistado más frecuentemente, ya que su rango cubre el área oriental fértil australiana. Y el canguro gris occidental (Macropus fuliginosus), de tamaño menor y encontrado al sur de la Australia occidental, sur de Australia cerca de la costa y en la cuenca del río Darling.
mem/rfc

también te puede interesar