Curiosidades

La optografía

¿Los ojos guardan la última imagen antes de morir?

La optografía
La optografía |

B. García |

Cualquier evidencia que se consiga posterior a un asesinato es de gran ayuda para conseguir al culpable. Durante un tiempo y en pleno apogeo de las imágenes y la fotografía se pensó que el ojo humano era capaz de guardar la última imagen vista antes de una persona morir. A esta curiosa ciencia se le llamó optografía.

Particularmente, en casos en los que se hallaba el cadáver de una víctima de un crimen con los ojos abiertos y se contaba con pocas pistas, la idea de que se pudiera revelar literal y figurativamente quien había sido el asesino resultaba muy atractiva.

La optografía es el proceso de revelar las últimas imágenes de la retina, conocidas como optogramas. La idea de que en el ojo de una persona muerta existe una “imagen congelada y perpetua” de su último momento de vida se originó en el siglo XIX, en el año 1963 para ser más precisos, cuando el fotógrafo inglés M. Warner hizo una foto de un ojo de un becerro, unas horas después de su muerte en el matadero. En el análisis de la imagen capturada le pareció ver en la retina del ojo un claro reflejo del suelo de concreto, la última imagen que vio el animal.

Posteriormente, en la Universidad de Heidelberg, en Alemania, el profesor de fisiología Wilhelm Friedrich Khüne se enteró del descubrimiento e interpretó que ese pigmento y la reacción fotoquímica podían ser lo que se usaba para preservar las imágenes en el ojo al momento de la muerte.

Khüne pensó que si encontraba la forma de fijar permanentemente esa imagen final con químicos, se podría preservar y estudiar. Precisamente, fue quien le acuñó el término “optografía”.

El científico amarraba ranas y conejos para forzarlos a que miraran objetos brillantes durante largos periodos de tiempo. Luego los decapitaba y les sacaba rápidamente los ojos, los cuales llevaba a un cuarto oscuro, donde los cortaba y fijaba el pigmento de la retina con una solución de alumbre que finalmente era bañada en ácido sulfúrico.

En uno de sus experimentos más exitosos, aparecía grabada en la retina la imagen de una ventana con sus cristales y barras que había forzado a un conejo a mirar.

En 1880 pudo hacer el experimento más crucial. Un hombre condenado a muerte por haber ahogado a sus hijos fue llevado a la guillotina. A Kühne le permitieron quitarle los ojos apenas la cuchilla cortó su cabeza. Los procesó rápidamente y declaró que había logrado ver una imagen clara en el ojo. Aunque el optograma ya no existe, quedó una ilustración en “Observaciones para anatomía y fisiología de la retina”, que publicó en 1881. La imagen encontrada asemejaba unas escaleras.

El caso es que el único optograma de un ser humano no es muy convincente. Sin embargo, la teoría sobrevivió por al menos otras tres décadas. Llegó al punto que no era raro que la policía tomara fotos de los ojos de las víctimas de asesinatos, en caso de que se pudieran ver imágenes en ellos. Incluso los asesinos seriales les quitaban los ojos a sus víctimas para que no quedaran evidencias.

A pesar de ello, esta teoría fue desapareciendo con el tiempo y actualmente quedó totalmente abolida debido a lo complicada y poco eficiente que resultaba.

Mel/Bga

también te puede interesar