Curiosidades

Exámenes más complejos de cirugía

Desde origamis de 5 milímetros hasta minúsculos roles de sushi, las pruebas prácticas de los cirujanos japoneses los retan hasta el más mínimo detalle

Exámenes complejos de cirugía
Exámenes complejos de cirugía |

B. García |

La papiroflexia mejor conocida como el origami, es una técnica japonesa que consiste en el doblaje de papel (sin cortarlo ni pegarlo) con el propósito de transformarlo en alguna figura en particular.

Durante años, se ha utilizado en las escuelas para enseñar a los niños la paciencia, la dedicación y la delicadeza, es un arte milenario.

De ahí nace la idea de hacer que los cirujanos japoneses practiquen papiroflexia como una preparación previa a lo que pronto deberán enfrentar en un quirófano.

Un hospital creativo y particular

La División de Formación Médica del Hospital de Kurashiki es una de las más exigentes del mundo, busca evaluar a sus estudiantes en todos los aspectos posibles para garantizar la excelencia.

Buscando reinventarse decidió incluir a sus pruebas comunes tres retos muy particulares que buscan evaluar la paciencia, la delicadeza, la perseverancia y la dedicación de cada uno de los estudiantes.

Misión #1: Hacer una mini grulla en origami.

Los estudiantes tienen en su escritorio 15 pequeños cuadrados de 5mm x 5mm, para eso tienen 15 minutos, sus manos y una pinza.

Las grullas son una de las figuras de origami más sencillas de hacer, pero es todo un desafío lograrlo en pequeños cuadrados de solo 5mm.

Misión #2: Rearmar un insecto disecado

A cada estudiante se le dio un insecto desarmado, pinzas e instrucciones.

Debían armarlo a la perfección sin romper ni deteriorar las pequeñas piezas.

Misión #3: Hacer roles de sushi del tamaño de un grano de arroz.

En una tabla tenían todos los ingredientes, debían medirlos, cortarlos y armarlos hasta lograr un rol del tamaño de un arroz.

Los pequeños roles debían mantenerse compactos, sin perder sus ingredientes.

Unas pruebas fuera de lo común. Todos los estudiantes quedaron impresionados por estas y admitieron que eran muchísimo más difíciles de lo que se imaginaban.

La División de Formación Médica del Hospital de Kurashiki quedó complacida con los resultados, notaron que esta clase de pruebas prácticas hacen que cada uno de los alumnos analice verdaderamente su capacidad para manejar la presión, tal como lo harían en un quirófano.

también te puede interesar