Curiosidades

Por si las moscas…

Los avances médicos han convertido en casi imposible un espeluznante hecho que no resultaba infrecuente en el pasado

Ataud
|

Redacción Central |

Desde mediados del siglo XVIII y sobre todo a lo largo del XIX, un temor recorrió Europa y los Estados Unidos: el de ser sepultado antes de tiempo. Un estudio parisino sobre últimas voluntades revisó mil testamentos realizados entre 1760 y 1777: trece de ellos incluían salvaguardas para prevenir un entierro precipitado; otros 34 pedían, sin más, que se retrasara el sepelio.

La viuda de un marqués exigió no ser sepultada antes de que hubieran pasado 24 horas de su fallecimiento y solo después de que le abrieran el pecho para verle su corazón.

Durante milenios ha sido muy difícil determinar el momento del óbito. La muerte es considerada un fenómeno muy oscuro y sobrenatural, muy alejado de cualquier análisis racional. El proceso de certificación de muerte no había cambiado en nada desde la Roma clásica: la ausencia de latidos del corazón, la falta de respiración y sensibilidad, bastaban.

Gracias a los progresos científicos, el pavor del enterramiento prematuro fue abandonando las mentes desde el principio del siglo XX. Las muchas historias de sepultados con vida corresponden más a las leyendas que a la realidad.

No obstante, por si las moscas, una firma italiana (Art Funeral Italy), es la encargada de la realización de artes fúnebres. Donde una de sus creaciones es un ataúd cubierto de oro y equipado con un dispositivo electrónico para que el “falso” muerto envíe un mensaje de socorro. Este ataúd tiene un precio de casi 300 mil dólares. Así que si tiene pánico a “morir antes de tiempo”, debería considerar esta “oferta” y comenzar ahorrar desde ahora, por si las moscas…

Mel/bga

también te puede interesar