Curiosidades

Los insectos más comidos

Poseen un alto valor nutricional y composiciones muy diversas

Chapulines y gusanos entre los más consumidos
Chapulines y gusanos entre los más consumidos |

Redacción Central |

Los insectos comestibles son una gran alternativa a las fuentes tradicionales de carne, además de ser baratos, abundantes y de proveer una alta cantidad de proteínas y grasas, incluyen una amplia variedad de vitaminas y minerales.

En algunos países la ingesta de insectos no incomoda a las personas. Cuan apetecibles sean para una persona se determina en gran medida por la cultura. Los insectos poseen un alto valor nutricional y composiciones muy diversas, entre especies, durante las fases de su desarrollo e incluso debido a su dieta de insectos.

Con aproximadamente 2,000 especies comestibles de insectos alrededor del mundo, los siguientes insectos resultan una de las mejores alternativas a la hora de comer.

-Chapulines

Tacos de chapulines

Tacos de chapulines

Estos insectos son pura proteína, los chapulines, las langostas y los grillos (del orden Orthoptera) se destacan, nutricionalmente, por su alto contenido proteico. Los saltamontes, conocidos popularmente en México como chapulines, se destacan entre todos por un contenido proteico de hasta el 77.13%.

El contenido de proteínas de estos animales es incluso mucho más alto que el de los vegetales con que suelen alimentarse como el maíz, el frijol y la alfalfa.

Los chapulines tradicionalmente se comen asados con tortilla y aderezados con guacamole y salsa.

-Gusanos de palma

Las larvas de escarabajo contienen hasta el 69.78 por ciento de grasa

Las larvas de escarabajo contienen hasta el 69.78 por ciento de grasa

Estas larvas blandas de picudo (escarabajos) son ampliamente consumidas en el sur de América, en el sureste asiático y en África tropical.

Las larvas del picudo contienen hasta el 69.78 por ciento de grasa. Debido a que se fríen en su propia grasa, no es necesario agregar ningún tipo de aceite extra.

Aunque también suelen comerlas crudas. La grasa es el segundo mayor componente de los insectos y constituye la más alta densidad energética de macronutrientes en la comida.

Entre la gastronomía animal consumida por el pueblo Aché del Paraguay oriental, estas larvas resultan los mayores proveedores de energía, incluso superando a la miel, es por eso que los gusanos de la palma son como barras de energía naturales.

Los ácidos grasos insaturados (lo buenos) generalmente son los que predominan entre los insectos comestibles e incluso poseen más ácidos grasos poliinsaturados (los realmente buenos) que las aves de granja y el pescado.

Algunas poblaciones indígenas del sudeste asiático ya crían gusanos de palma  como el gusano del sago, que se alimenta de la palma de sago.

Los pobladores derrumban palmas de forma deliberada para que las larvas crezcan en los troncos, después de uno o tres meses, por cada tronco se pueden encontrar hasta 100 larvas. La cría más efectiva de estas larvas en “cautiverio” ha sido desarrollada en Tailandia.

Los comensales describen la textura del gusano de sago como cremosa cuando están crudos y dulce cuando son fritos.

también te puede interesar