Curiosidades

Los 3 tipos de autoestima

La autoestima proviene de lo que se piensa de sí mismo, no de lo que los demás piensen acerca de usted

Autoestima
|

Redacción Central |

La autoestima es un factor muy importante si queremos lograr nuestro bienestar. Además, esta es la clave para relacionarnos con nuestro entorno de una forma positiva y sana, pero, a pesar de esto, no todos poseemos la misma.

Observaremos que existen 3 tipos de autoestima que nos pueden definir. Esto no quiere decir que nos podamos encasillar en un solo tipo de estas, pues bien sabemos que a veces nos sentimos más eufóricos y en otras ocasiones depresivos. Todo depende de lo que esté pasando en nuestra vida.

1- Autoestima inflada

Las personas con  este tipo de autoestima se creen mejores que los demás y no dudan en infravalorar al resto. Es una autoestima muy negativa, pues les impide establecer relaciones afectuosas y sanas. La competitividad siempre está presente y quieren estar siempre por encima de los demás. Para estos sujetos, la felicidad reside en alcanzar el éxito, pero la realidad es que no logran ser felices con esta actitud.

Los individuos con autoestima inflada se caracterizan por ser incapaces de escuchar a los demás y de hacer autocrítica. No son capaces de corregir sus propios errores y por lo tanto, culpan a los demás constantemente. Además, suelen menospreciar al resto, adoptando un comportamiento hostil hacia estos. A estas personas les cuesta mucho establecer relaciones sanas con los otros.

Tras ese afán de sentirse siempre el mejor, se halla una persona muy insegura, con muchos miedos que le hacen mostrarse como algo que en realidad no es.

2- Autoestima alta

Las personas con este tipo de autoestima se aceptan y se valoran a ellas mismas. Es una autoestima que se conoce como positiva, pues logra hacer que el sujeto llegue a estar satisfecho con su vida. Lo que implica que no habrá barreras y muros que saltar. En absoluto, pero la confianza en uno mismo y la valentía de enfrentarse a los problemas que puedan surgir hacen que todo sea mucho más fácil.

los portadores de esta autoestima no se sienten superiores a los demás; no buscan probar su valor comparándose con los otros. Disfrutan siendo quienes son, no siendo mejor que nadie.

Creer en sí mismo, confían en su persona  y es esto lo que los caracteriza, pero esto no las hace arrogantes, ni se sienten mejor que nadie. Solamente tienen la seguridad necesaria para evitar que las circunstancias y los acontecimientos negativos no los desestabilicen.

Dentro de esta autoestima alta, existen las personas que sí se pueden ver desestabilizadas. Es decir, no son capaces de mantener esta autoestima alta de forma constante. Sujetos que pecan de inseguridad. La actitud agresiva o pasiva, la negativa a aceptar otros puntos de vista, etc. Sobre todo, esto sucede en contextos competitivos en los que la inseguridad se vuelve algo imposible de enfrentar.

3- Autoestima baja

Las personas que poseen una autoestima baja son contrarias a las de autoestima alta. No se valoran, no confían en sus posibilidades y la inseguridad que puedan sentir se traslada a casi cualquier situación. El miedo al fracaso es algo que atormenta y bloquea a las personas con muy baja autoestima. Son el ejemplo de las personas infelices.

La necesidad de hablar mal del otro indica una baja autoestima, es decir, yo me siento tan abajo que en vez de subir bajo al otro.

Los sujetos con una autoestima baja tienen momentos de euforia en los que todo les va bien, pero cuando las cosas se empiezan a torcer su autoestima baja muy rápido. Son personas muy influenciables y sensibles, que suelen mostrar su opinión, pero sin defenderla.

Existen algunos que dentro de este tipo de autoestima que no son tan inestables, su mayor  problema es la indecisión. Confían tan poco en ellos mismos que se infravaloran y tienen tanto miedo a equivocarse que continuamente creen que no están a la altura de las circunstancias.

Piense que de una autoestima inflada o baja es difícil escapar, pero si está entre las personas que tiene una autoestima alta, aunque peque de inestabilidad en algunas ocasiones ¡felicidades! Está mucho más cerca de lograr la felicidad y la satisfacción con la vida que tan dichosa se hará.

también te puede interesar