Curiosidades

Los deportes presidenciales

Desde tenis hasta patines en línea, pasando por pruebas extremas como Ironman, los jefes de Estado que buscan mantenerse en forma física tienen variadas aficiones deportivas

Vladimir Putin es considerado un "súper atleta" por su afición a diferentes deportes, entre los que destaca el judo
Vladimir Putin es considerado un "súper atleta" por su afición a diferentes deportes, entre los que destaca el judo |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El deporte es parte esencial de una vida sana. Se asocia desde tiempos inmemoriales a condiciones humanas superiores, y en esta modernidad signada por el sedentarismo con tantos adelantos tecnológicos e industriales es recomendado por todos los médicos para lograr una mejor calidad de vida.

Y aunque muchas veces no pensemos en ello, no son solo Cristiano Ronalo, Lionel Messi, Usain Bolt o Román “Chocolatito” González los famosos que gustan de la actividad física. Si bien los mencionados se ganan la vida en el mundo del músculo, hay un grupo igual de famosos que lo practica por puro placer.

Se trata de los jefes de Estado y de Gobierno alrededor del mundo. De algunos de ellos recogimos hoy sus aficiones deportivas para que las conozcás.

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, gusta de practicar yoga. No considerado un deporte en sí mismo, es una actividad físico-mental con probadas cualidades medicinales para el cuerpo.

Entretanto, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, gusta del golf, un deporte donde al menos hay que caminar mucho y hacer no pocos swines.

Otros mandatarios tienen hobbys más curiosos, como el finés Sauli Niinisto, quien durante sus viajes oficiales suele ir acompañado de un par de patines en línea, relata la BBC.

El presidente de Finlandia, Sauli Niinisto, rueda por el circuito de F1 en Abu Dhabi.

El presidente de Finlandia, Sauli Niinisto, rueda por el circuito de F1 en Abu Dhabi.

Según publicó la prensa finlandesa, Niinisto reconoció que había patinado en más de 30 países desde que comenzó a hacerlo durante su etapa como ministro de Finanzas en los años 90 del pasado siglo.

Un poco más al sur de Finlandia, en Belarús, su presidente, Alexander Lukashenko, es un ferviente amante del esquí sobre ruedas, además de practicar hockey, tenis y otros deportes.

Alexander Lukashenko no tuvo reparos para agarrar una raqueta y participar en un juego de exhibición junto a Caroline Wozniacki y Victoria Azarenka, dos exnúmero uno del mundo.

Alexander Lukashenko no tuvo reparos para agarrar una raqueta y participar en un juego de exhibición junto a Caroline Wozniacki y Victoria Azarenka, dos exnúmero uno del mundo.

El rey Abdulá de Jordania disfruta del paracaidismo y el buceo, mientras la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-Hye, nunca ha ocultado su afición por el baile aeróbico.

En Latinoamérica destacan además el presidente de Bolivia, Evo Morales, un “as” del fútbol (juega en un club profesional de su país), y el ecuatoriano Rafael Correa, que practica el senderismo.

Cada vez que puede, el presidente de Bolivia, Evo Morales, organiza un partido de fútbol.

Cada vez que puede, el presidente de Bolivia, Evo Morales, organiza un partido de fútbol.

Uno de los casos más singulares es el del rey de Bután, Jigme Khesar Namgyal Wangchuck. Fiel aficionado del baloncesto el monarca trata de convertirlo en popular en su país, un pequeño territorio del sur de Asia.

Jigme Khesar Namgyal Wangchuck practica la arquería, el deporte número uno de sus país.

Jigme Khesar Namgyal Wangchuck practica la arquería, el deporte número uno de sus país.

Quien sí es fanático del baloncesto es el estadounidense Barack Obama, a quien también le apasiona el golf.

Obama nunca ha ocultado su afición por el baloncesto, deporte que practica de manera regular.

Obama nunca ha ocultado su afición por el baloncesto, deporte que practica de manera regular.

En Rusia, el presidente Vladimir Putin es famoso como deportista, especialmente por su dominio del judo. Pero Putin también monta a caballo y practica esquí, bádminton, bicicleta, hockey y pesca.

Si vamos hasta Australia, el primer ministro Tony Abbott es todo un “Ironman”, prueba de resistencia extrema, además de haber corrido maratones con atletas con problemas de visión.

En Jamaica, la primera ministra, Portia Simpson Miller, disfruta del boxeo y la equitación, mientras el presidente de México, Enrique Peña Nieto, participó recientemente en una carrera de diez kilómetros para impulsar al país a llevar un estilo de vida más sano.

también te puede interesar