Curiosidades

Lo que pasa durmiendo y no te enterás

Mientras dormimos no disminuye la actividad corporal, al contrario nuestro organismo está muy activo. A continuación algunas de las cosas que hacés y no estás consciente de ello

Sueño
|

Redacción Central |

El descanso nocturno es imprescindible, mientras dormimos el organismo libera hormonas que nos ayudan a mantener el bienestar a lo largo del día y se convierten en amigas de nuestra salud y de nuestra belleza.

Además de realizar funciones fisiológicas imprescindibles para el equilibrio psíquico y físico de nuestro organismo, hacemos otras acciones de las que no somos conscientes.

De acuerdo con científicos de la Universidad de Northwestern, Estados Unidos, el cerebro podría reforzar la memoria de conocimientos ya existentes con solo escuchar ciertos estímulos sonoros durante el sueño.

Por ejemplo, nos excitamos sin querer.

“Nuestro organismo está muy activo mientras dormimos y esa actividad es diferente en función del estadio y fase del sueño en la que nos encontremos. Durante la fase REM (…) se observa un aumento de la actividad metabólica del cerebro en determinadas áreas, con más consumo de oxígeno y glucosa. Es en esta etapa cuando también ocurren las erecciones nocturnas”, afirmó al diario español El País, el doctor Gonzalo Pin, jefe de la Unidad del Sueño del Hospital Quirón Valencia.

Añadió el especialista que en las mujeres también aumenta la circulación sanguínea en la zona del clítoris y la lubricación vaginal, por lo que se potencia la sensación de excitación sexual involuntariamente.

Durante la fase del sueño se consumen muchas calorías, entre tres y cuatro calorías y media, por kilo y hora de sueño.

“No es un gasto suficiente como para caer en el adelgazamiento, pero restarle horas al sueño sí favorecerá que incremente de peso”, aseguró Pin.

Si acabado de levantarse se nota un poco más alto, no se asuste, estando acostados durante la columna vertebral se libera de la presión a la que la sometemos a diario, lo que nos permite crecer un poco.

“A lo largo del día, los discos que hay entre las vértebras, que son esponjosos, se comprimen (entre otras cosas por la gravedad) y durante el descanso en posición horizontal se vuelven a expandir. Recién levantados somos un poquito más altos que a última hora del día”, destaca el experto.

Mientras dormimos baja la temperatura corporal tiende a descender pues el cerebro interpreta que una temperatura corporal inferior a la habitual significa que es hora de dormir.

Destaca Pin que cuando estamos en los brazos de Morfeo la presión sanguínea y el ritmo cardiaco, como otras funciones del cuerpo, también disminuyen su actividad.

“Esta disminución de la tensión arterial nocturna nos protege a todos, es como dejar descansar un poco las arterias, que son las autovías de nuestro organismo, descongestionando la intensidad de tráfico”, explica.

Al respecto, refiere que eso permite que todo el sistema circulatorio pueda relajarse y recuperarse de los esfuerzos a los que ha estado expuesto durante el día.

Según el especialista en trastornos del sueño, los músculos se relajan y se paralizan durante la fase REM.

“También es muy habitual experimentar alucinaciones hipnagógicas o hipnopómpicas. Son ciertas sensaciones (de caída o de movimiento brusco…) que algunas personas perciben al inicio o final del sueño”, subraya al País.

Otra cosa no muy agradable que ocurre en el descanso es la predisposición a la flatulencia, pues todos los músculos se relajan, incluso los anales.

Durante la fase REM también se aprecia un  movimiento rápido de los ojos bajo los párpados y una intensa actividad del cerebro.

En fin, que dormir puede ser muy reparador gracias a que nuestro organismo que permanece activo.

también te puede interesar