Curiosidades

Garabatos: los secretos de tu personalidad

La dimensión, ubicación, forma y fuerza de nuestros dibujos “inconscientes” dicen mucho de nuestras emociones y quiénes somos

Garabatos
Garabatos |

Redacción Central |

Seguramente muchas veces has hecho trazos en la tierra, hojas o algún otro espacio en blanco mientras esperas a alguien, hablas por teléfono o simplemente estás aburrido. Líneas y dibujos espontáneos que a primera vista parecen sin sentido, pero que realmente tienen un significado.

Psicólogos, grafólogos y otros especialistas que investigan la mente humana se han dado a la tarea de buscar qué dicen estos garabatos, los que también podemos ver en las primeras etapas de la vida, aunque con otras expresiones.

Para su análisis, en el caso de los adultos, se evalúan aspectos como el movimiento, dimensión, presión, continuidad, ubicación y forma de los dibujos para llegar a patrones que ayudan a entender lo que decimos de forma inconsciente.

Están los denominados garabatos permanentes, aquellos que se repiten en el tiempo y no se relacionan necesariamente con el estado de ánimo, y los ocasionales, que son los motivados por una impresión del momento. Estos reflejan en su mayoría nuestras emociones y la relación con la persona o hecho en cuestión.

Según los expertos, los dibujos grandes descubren la necesidad de expansión, mientras que los pequeños indican timidez, retraimiento o sentimientos abiertos.

También mucho tiene que ver el sitio en el qué se hagan. Si es en una hoja de papel, la parte de arriba, a la izquierda, indica  introversión. A la derecha, extraversión, competitividad, sueños.

Si se ubican debajo, a la izquierda, hablamos de la familia, inmadurez, tradiciones; en la derecha, de tristeza y apatía.

También se tienen en cuenta el número de garabatos que se hacen de una sola vez. Si se dibujaran, por ejemplo, dos árboles, podría significar dos hermanos, dos amigos etc.

Dibujar caminos, por ejemplo, refleja una necesidad de salida; casas, tranquilidad si están alejadas y gusto por la vida del hogar. Los círculos hablan del mundo afectivo e indican también dar vueltas a una situación, sin encontrar salida.

Las flores, tan comunes en estos trazos, son un símbolo de las mujeres y hablan de felicidad, romanticismo. Revelan que ella quiere lucir, mostrar, pero también pueden significar preocupaciones sentimentales y necesidad de reconocimiento.

Puntos marcados con fuerza, dicen de una persona con carácter explosivo, impulsividad. Los cuadrados o rectángulos reflejan a una tendencia de organización, método, capacidad de síntesis, prudencia, paciencia, reserva y falta de expansión.

Estos últimos, los vinculados a las figuras geométricas, son más frecuentes en quienes tienen un carácter obsesivo, que necesitan del orden para sentirse a gusto. Cualquier cambio los afecta.

Si estas mismas figuras están con sombras y decoraciones, entonces hay detrás alguien delicado que trata de suavizar asperezas, sensibilidad.

Las fechas indican rapidez y orientación, disposición para la actividad, la iniciativa y voluntarismo. También pueden significar pobre control del impulso y dificultades para la adaptación.

Y no pueden faltar los corazones. Estos muestran a una persona llena de comprensión y amor, pero si están atravesados por flechas revelan el deseo de vivir una pasión.

Ah, los nombres. Trazos de letras referidas a alguien indican curiosidad e interés por la persona. El tamaño y estilo del nombre arroja claves sobre los sentimientos acerca de esa persona.

Existen infinidad de estos dibujos, pero se estima que más se hacen los vinculados a formas geométricas, los curvos, representación de flores y le siguen los corazones en todas sus versiones y las letras.

también te puede interesar