Curiosidades

¿Los caballitos de mar nacen del padre?

Durante la reproducción, la hembra de los caballitos de mar crea los huevos y con su órgano desovador los introduce dentro del macho, el que los fertiliza con su esperma según van entrando a su saco

0wqoyux3
Caballito de mar | Wikipedia

Redacción Central |

Los caballitos de mar son animales muy peculiares que deben su nombre a una especie de la fauna terrestre, aman hasta la muerte, y es el macho y no la hembra el que queda preñado durante la cópula para dar continuidad a esa familia de las aguas marinas.

Los caballitos de mar o hipocampos son curiosos animales de la naturaleza que están incluidos en el grupo de peces marinos pertenecientes a la familia Syngnathidae, en el que están los peces pipa y tiene el nombre por su cabeza parecida a la de los caballos.

Puede mover sus ojos independientemente el uno del otro, como los de los camaleones, con los que localizan a sus presas, que son pequeños crustáceos que habitan en el zooplancton.

No tienen dientes, pero aspiran literalmente a su presa a través de la boca. En relación con su tamaño tienen que ingerir una gran cantidad de comida. Es buen amante, lo que motiva  relatos sobre el amor incondicional hacia su pareja.

Sus  relaciones amorosas las muestra mediante un contacto físico lleno de abrazos y caricias y  a través  de un suave baile sincronizado que puede durar hasta 8 horas diarias.

La preñez del caballito de mar

La reproducción de los hipocampos es una de las más curiosas del reino animal, la relación se inicia cuando buscan una pareja para unirse a ella para siempre y ejecuta un  ritual de apareamiento.

El agua en donde están sumergidos ondula agitada cuando el macho inicia una danza alrededor de la hembra, en la que además de moverse como cualquier buen bailarín produce chasquidos con el cráneo.

Los amantes cambian de color para ir a ocultarse entre los corales, esponjas o algas, ambos se sujetan con las colas para emprender un paseo flotando, por el fondo del mar.

Después, la hembra estira el cuerpo apuntando con la cola hacia abajo y la nariz hacia la superficie, es el momento en que el macho retrae la cola y comienza a succionar y a bombear agua por la bolsa del vientre.

Al rato el macho estira el cuerpo y une su vientre con el de su pareja.

Los amantes se enganchan cuando la hembra pone su órgano desovador  en la bolsa del macho, por ese tubo ella expulsa una serie de huevos que se depositan en la bolsa del macho, el cual  aprovecha la acción para liberar el esperma que los fecundará.

El macho fertiliza con su esperma los huevos a medida que van entrando en su saco, así se asegura la monogamia, lo que lo convierte en la única especie del reino animal que queda preñado. Necesitarán una incubación de alrededor de 10 ó 15 días, para que su “camada” nazca y  la  especie continúe.

Después del inicio del embarazo, la pareja se reúne y realiza su ritual de apareamiento, luego de la danza, la hembra deja solo al macho, pero regresa cada mañana para volverse a aparear hasta el alumbramiento.

Fidelidad y enmascaramiento de la especie

Acerca del mito de que los caballitos de mar mueren por fidelidad amorosa si fallece su pareja hay dudas,  debido a que ambientalistas no tradicionales afirman que cuando tiene una pareja, pero una nueva les gusta más, no espera para cambiarla.

Destacan que los machos eligen a su pareja según el tamaño y generalmente escogen a las más grandes, y si uno de los miembros del grupo desaparece, el otro nada hacia otro lado sin morir de tristeza o de amor por lo que la especie no corre peligro.

Otra curiosidad de esta especie es que existe  el caballito de mar pigmeo (Hippocampus bargibanti) que habita en el sudeste asiático, en la conocida región del Triángulo de Coral que comprende a naciones como Filipinas, Japón, Indonesia y Australia.

Una de las características más sobresalientes de este pequeño pez es la perfección con la que logra enmascararse en su medio y que lo protege de los depredadores, por ello le llaman, el rey del camuflaje.

también te puede interesar