Curiosidades

Cuando la madera renace

Un artista británico crea estas increíbles esculturas de caballos a tamaño real con madera flotante recolectada de ríos y mares

Caballos, esculturas de madera
Caballos, esculturas de madera |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

¿A simple vista no parece un caballo bebiendo agua en un charco? Aunque nuestra primera impresión podría ser la de un verdadero pura sangre, lo cierto es que se trata de una escultura de madera flotante, que encuentra el artista británico James Doran-Webb.

Con estos aparentemente «desechos» el autor de 46 años de edad logra crear increíbles esculturas de caballos a tamaño real.

Inspirado en los paisajes de su actual residencia en la ciudad filipina de Cebú, Doran-Webb recupera la pasión que marcó su niñez por elaborar modelos de madera y esculturas en miniatura.

«Quedé embelesado por el campo, las playas, la vida silvestre y la gente, con su talento para el color y el arte», resaltó a CNN.

Asegura que gracias a formarse en los talleres de la firma de restauración de sus padres tiene conocimiento de las destrezas manuales.

Explica que cada pieza está compuesta por cientos de piezas de madera, en tanto un armazón de metal ofrece el equivalente al esqueleto del animal.

Caballos, esculturas de madera

Caballos, esculturas de madera

Caballos, esculturas de madera

Caballos, esculturas de madera

«El armazón de metal es crucial. Si quitaras la madera, lo que verías sería similar al esqueleto del animal real. Brinda toda la fuerza, pero el revestimiento toma mucho tiempo», subraya.

El artista añade que las esculturas más grandes se atornillan y los tornillos se sueldan a la armazón; luego, cada pieza más pequeña debe ser minuciosamente atornillada donde corresponde.

«Salgo a buscar una pieza para un orificio nasal o una ceja, pero en su lugar me encuentro con un posible casco. Es como un rompecabezas: sigues buscando hasta encontrar la pieza correcta», afirmó.

Caballos, esculturas de madera

Caballos, esculturas de madera

Caballos, esculturas de madera

Caballos, esculturas de madera

Cada obra puede pesar hasta un máximo de una tonelada, tener una altura de 1,77 metros y soportar el peso de un jinete o dos.

«Esta madera ha estado muerta durante más de 50 años (…) Se ha desgastado en el transcurso de esas décadas, y eso es lo que hace que se vea tan bien”, manifestó.

también te puede interesar