Cultura

Yalagüina, un lugar de la Nicaragua profunda

Diversos escenarios aportan a los paisajes el variopinto ambiente de tradiciones y naturaleza

ambiente de tradiciones y naturaleza
Ambiente de tradiciones y naturaleza |

Oliverio Celaya |

Los paseos por Nicaragua llevan a lugares de variadas propuestas como es el caso de Yalagüina, escenario poco conocido pero igual de interesante por la amabilidad de su gente y las tradiciones que podemos encontrar en ese lugar, incluso desde su apelativo.

Estamos hablando de un municipio del departamento de Madriz, que limita al norte con Totogalpa, al sur con Pueblo Nuevo, al este con Palacagüina y al oeste con Somoto. La cabecera municipal está ubicada a 205 kilómetros de la capital de Managua.

Este territorio tiene un clima de sabana tropical de altura (seco), la precipitación pluvial oscila entre mil y mil 200 milímetros- mm, caracterizado por una buena distribución durante todo el año.

La vegetación del municipio se compone principalmente de malezas y tacotales con una mínima presencia de pino y caoba, mientras que las cuencas de los ríos quedaron desérticas después del pase del huracán Mitch, por la destrucción de la flora y fauna.

Yalagüina tiene 22 comunidades rurales, cuatro sectores y dos barrios urbanos, dividido en las siete microrregiones: Centro urbano con dos barrios;  Cerro Grande, Quebrada Arriba; Samascunda;  La Esperanza, Arado Quemado, San Antonio, Santa Ana;  El Chagüite, El Terreno, Cofradía, San Ramón, La Cruz, Trapichito; Los Encuentros, El Hatillo, Río Abajo; El Plan,  Las Cruces, El Jocote, La Muta.

Existen dos teorías acerca del origen del nombre de Yalagüina: según el lingüista nicaragüense Alfonso Valle el nombre de Yalagüina significa gente o pueblo de pescadores, de las voces matagalpas «Yal» que significa pez y «Guiña» pueblo.

Pero existen otras al respecto que le califican como «Pueblo de las Alturas o de la Montañas de las voces», vendría de «Yale o Yare» que significa monte o altura y de la voz «Guiña» que indica Gente o Pueblo.

Sea como fuere, los aborígenes eran grandes agricultores y artesanos que se dedicaban a trabajar con hilado, tejido, fibras de cabuya y de penca para hacer hamacas. También se dedicaban al trabajo del cuero y de la alfarería.

Por tanto, recorrer este municipio nos acerca a la historia, y nos permite una visión de un lugar de la Nicaragua profunda, de la mano de la amabilidad de sus pobladores.

Mel/

Yalagüina, un lugar de la Nicaragua profunda
Yalagüina, un lugar de la Nicaragua profunda
Yalagüina, un lugar de la Nicaragua profunda

también te puede interesar